Una de Monterey en Tonterías de Verano

Jueves, 18 de julio de 2013.-
Ya anda por ahí circulando la nueva edición del recopilatorio Tonterías de Verano. Ya saben, la cosa va de versiones absurdas, rumba pop, rock bailable y todo tipo de canciones sacadas de contexto. Un buen ejemplo de título fuera de lugar metido ahí con calzador es lo que viene a continuación, que inexplicablemente se ha colado en Tonterías 2013.

Esta es una de las interpretaciones en directo más famosas de la historia del rock, el clásico de los Troggs en una versión muchísimo más wild que su original. Existía la leyenda de que Jimi Hendrix era una bestia sexual, un superdotado en todos los sentidos, y Jimi solía estar encantado de alimentar esa clase de habladurías. En el tiempo en que estuvo instalado en lo más alto de la escena mundial le gustaba versionar canciones conocidas e interpretarlas de la forma más lasciva posible, por eso susurra, gime, se contonea, saca lengua y deja la original de los Troggs a la altura de una canción parroquial, con su solo de ocarina y todo.

The Jimi Hendrix Experience - Live at MontereyLive at Monterey (2007)

Pero si esta toma en directo es famosa es sobre todo por su final, cuando después de conseguir todas los acoples y distorsiones imaginables Jimi deja su guitarra en el suelo, la empapa con un líquido inflamable y le prende fuego con una cerilla. El instrumento siguió escupiendo su sonido infernal mientras las manos músico jugaban con las llamas. Supongo que la hoguerita debió de ser agradable, pues la noche tenía pinta de ser bastante fría. En la peli se vio que todo el público californiano llevaba su abriguito puesto, aunque según el cartel ya estaban en el mes de junio.

Monterey International Pop Festival

Y para mitificar aún más el momento, años después el señor Pete Townshend contó una anécdota impagable que sucedió en los camerinos. Resulta que hasta ese momento The Who había ostentado sin mayor problema el título de grupo más violento del rock mundial, pero en 1967 ese negro asalvajado estaba amenazando seriamente su reinado. La fama de los Who aún les daba para ser cabeza de cartel en el Festival de Monterey y les correspondía por derecho actuar en último lugar, sin embargo Pete no lo veía nada claro. Pensaba que si un tío tan bueno como Hendrix tocaba antes que ellos se llevaría al público de calle y dejaría el listón tan alto que la gente se marcharía en mitad del concierto de los Who, así que no tenía más remedio que ir a hablar con Jimi. Trató de engañarlo con falsa cortesía: “Si quieres, toca tú el último”, pero Jimi contestó con las mismas; “No gracias, tocad vosotros, os lo merecéis”. Pete insistió tanto que acabaron jugándoselo a cara o cruz y la moneda favoreció al inglés. Townshend se salió con la suya y cambió el orden para poner en práctica el plan de hacer la mejor actuación de su vida y así borrar del mapa de una vez por todas al negrata de Seattle. Vaya que sí lo hicieron, los Who arrasaron el escenario para que The Jimi Hendrix Experience no pudiera sobreponerse al caos.

Pues bien, el destrozo de The Who fue histórico, pero justo después Hendrix lo superó con algo nunca visto y Pete Townshend no tuvo más remedio que admitir su derrota.

Y a todo esto… ¿qué pinta la cancioncita esta en Tonterías de Verano? Pues todo tiene su explicación, pero para obtenerla tendrán que investigarlo en el sitio correcto.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Tonterías de Verano”, que fue publicado originalmente el sábado 8 de septiembre de 2012.

Anuncios

Hits calamarianos vol. III (Calamaro latino)

Sábado, 16 de febrero de 2013.-
Para no tener abandonado por completo Tonterías de Verano en estos meses fríos, de vez en cuando intercalo alguna cosilla de entretiempo. Y como tontería invernal me venía bien una de Calamaro que hablaba sobre una severa lluvia de dos horas, mil horas, tan dañina que apagaba hasta el último rescoldo de un incendio en la zona genital del/la protagonista. Hago la distinción de género porque la letra está escrita en primera persona y ha sido interpretada lo mismo por su autor que por algunas admiradoras. Precisamente buscaba una versión femenina que yo conocía de Marcela Ferrari cuando descubrí con espanto que se trata de una canción de largo recorrido destrozada miserablemente por gentes de todo pelaje, desde zorrones de telenovela a orquestas de tele matinal. Más abajo les pondré algunos enlaces absolutamente terroríficos, pero empecemos por la original.

Se publicó en 1983, en el segundo disco de Los Abuelos de la Nada. Valorando la lejanía de la fecha, impresiona caer en la cuenta de que un Andresito casi con acné fuera capaz de escribir una de las composiciones más reconocibles del rock latino, mucho antes incluso de que el rock latino existiera como tal. Debía de ser todo un niño prodigio para que un grande como Miguel Abuelo le invitara a unirse a su proyecto y le diera estatus de cantante y compositor. La verdad es que, escuchados ahora, Los Abuelos era una banda bastante moña, con una imagen y un sonido dignos de esos confusos años 80 a los que tan mal ha tratado el paso del tiempo. Por lo que nos toca a los españolitos, es un consuelo comprobar que en eso Argentina no fue una excepción. En fin, échense unas risas viendo a Miguel Abuelo mariposear por el escenario mientras asume la voz solista un Calamaro teñido y pintarrajeado como un nuevaolero de ocasión.

Los Abuelos de la NadaMelingo, Calamaro, Polo, Cachorro, Abuelo y Bazterrica…
¿quién era el más elegante de todos?

Voy a seguir picoteando por esos territorios de latinidad. Les aclaro que no es para mí la faceta favorita de Calamaro, pero he de reconocer que me hacen cierta gracia sus devaneos con el tango, el bolero, la rumba, el mambo, la milonga, la chacarera, el candombé y el cha-cha-chá. Algunas de esas querencias ya las traía puestas de su tierra, pero otras las adoptó al llegar a España en su afán por emular la pose taurina de Gabinete Caligari. Cantes de ida y vuelta, como dicen los flamencos.

El caso es que en nuestro pequeño club de amor-odio calamariano hubo un hit tardío que fue recibido con entusiasmo a la vez que sacaba de quicio a gentes que se movían en las proximidades de nuestro núcleo integrista. Creo recordar que vivimos con tremenda intensidad el lanzamiento de La lengua popular, sobre todo porque prometía ser el primer disco normal del argentino después de un buen puñado de años de disparates. Para aplacar la impaciencia reinante, nuestro contacto en Camisetas para todos trajo un adelanto del disco con una ráfaga de cada canción y ahí ya se intuía un primer single de los de toda la vida.

Esa pequeña maravilla colmaba nuestras mejores expectativas. Cuando ya muy pocos lo esperaban, una nueva canción de rock cañí como en tiempos de Los Rodríguez, con un aire antiguo al estilo de las orquestas de ferias patronales. Y encima, para rematar, el videoclip ambientado en un asilo evidenciaba que era un hit claramente orientado a sus fans de más de sesenta años. Nos encantó, sobre todo porque nos dio mucho juego para chinchar a esos compañeros de trabajo que a medida que cumplían años se iban haciendo cada vez más indies para disimular.

Andrés Calamaro - La lengua popular La lengua popular (2007)

En fin, que este es un disco que me trae recuerdos agradabilísimos. Su extraño diseño de carpeta con un dibujito para ilustrar la letra de cada canción, su repertorio otra vez atinado, otra vez reconocible… ¡si resulta que hasta se llevó un Grammy Latino!

Ese Carnaval de Brasil, ese Mi Gin Tonic, ese Los chicos, ese Comedor piquetero dieron para ir tirando los siguientes años. Hubo giras de estadio y ajuntamientos multitudinarios con Fito Cabrales, siguieron saliendo grabaciones camboyanas y cajas de obras incompletas que eran resumidas en apenas seis CD’s… hasta que por fin llegó el momento para un nuevo disco. Fue demasiado tarde, pues para entonces nuestro club calamariano llevaba tiempo disuelto. Ya mencioné esa circunstancia anteriormente a propósito de la canción que sirvió en 2010 para el lanzamiento de Calamaro On The Rock, pero si insisto ahora en ese disco es porque contenía algún que otro corte que habría generado una controversia segura… No quiero ni pensar lo terrible que habría sido una escucha colectiva de esto.

O sea, que aunque ese siguiente disco se llamara On The Rock algunas de sus melodías para nada hacían honor a su título. En esta que pueden ver justo aquí encima parece ser que se juntó con un reconocido cantante de cumbias. Nada que ver con el purismo roquero… todo lo contrario, nuestro Querido Calamaro que sobrevivió de milagro a las profundidades de la selva de Camboya aparece aquí algo sobrado de peso y moviéndose con soltura entre latinos de lo más moderno. Imagino que sería este un clip difundidísimo en las teles temáticas dedicadas a los héroes de la música latina, ese mundo siempre tan sobrado de tremendas bailarinas con la tanga bien ajustada.

Y como triste colofón a este desvarío, ya que hablamos de la peculiar estética de los videoclips latinos, ahí les dejo los enlaces que les prometí. Recomiendo echar un vistazo rápido, pero espero por su propio bien que no le dediquen demasiado tiempo:

la que puse en Tonterías de Verano
la de la diva de telenovela
la de la superorquesta latina
un telemagazine vergonzante
un soso ibérico
vuelta de tuerca argentina 

Sobran los comentarios, en cualquier caso les pido disculpas. Para quitarles el mal sabor de boca, aquí debajo pueden releer los textos que hace ya tiempo iniciaron esta saga calamariana.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Proezas calamarianas”, que fue publicado originalmente el lunes 25 de abril de 2011, y de “Hits calamarianos volumen II”, que fue publicado originalmente el domingo 4 de marzo de 2012.

Tonterías de Verano

Sábado, 8 de Septiembre de 2012.-
En la segunda quincena de agosto, durante los trabajos de reconstrucción de Atascado en los 70, tuve que crear un blog de prueba para ensayar algunas triquiñuelas técnicas que no estaba muy seguro de saber utilizar. La cosa tenía que ir sobre música y vídeos para que esas pruebas pudieran servirme de verdad.

Se me ocurrió un tema medio en broma, apareció una plantilla que le quedaba como un guante, empecé a darle forma y a escribir algunos textillos para ver cómo quedaba… y como el engendro iba quedando bien, la broma se me acabó yendo de las manos. El resultado pueden verlo aquí.

http://tonteriasdeverano.wordpress.com/

Así que, por mi afán de no quedarme sin el blog que tenía, ahora tengo dos. Para no volverme loco actualizando dos sitios a la vez, Tonterías de Verano será un blog estacional como su propio nombre indica, salvo quizá alguna entrada esporádica fuera de temporada. Cuando acaben los calores pasará a estado de hibernación hasta que el sol vuelva a calentar, al estilo de la marmota esa de Pensilvania.

Como podrán comprobar, el estilo Tonterías tiene poco que ver con el estilo Atascado. Ahí podré recrearme en esa música idiota que tanto me gusta y que difícilmente encajaría en la ortodoxia roquera de A70. Será difícil que un artista pueda aparecer en ambos blogs, salvo alguna honrosa excepción como ésta.

Pero es que, en casos así, hablamos de palabras mayores: roqueros por encima del bien y del mal a cuya calidad musical indiscutible se suma el valor añadido de un sentido del humor único e irresistible.

Posiblemente el mejor cantante del mundo

Ah, y se me olvidaba contarles otra novedad. Un buen amigo se ha ofrecido a gestionar el material de archivo para reconstruir el contenido del Atascado en los 70 original, incluidos los comentarios que enviaron ustedes al desaparecido blog. Poco a poco, A70 II se irá llenando de lo que había tras esos enlaces que ahora no funcionan, en primer lugar los contenidos que demanden ustedes y otras veces según el criterio del equipo de redacción. Justo aquí debajo les pongo la reseña del primer texto recuperado.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Vídeos recomendados”, que fue publicado originalmente el miércoles 20 de enero de 2010