Hits calamarianos vol. IV: Cuando no estás

Domingo, 26 de enero de 2014.-
No sé si fue José Mota o Santiago Segura quien explicó en una entrevista que tenían un juego privado para desafiarse el uno al otro, no recuerdo si lo llamaban imitación al cuadrado, doble imitación o imitación indirecta. Como para ellos imitar a toda clase de personajes es relativamente sencillo, lo complicaban planteándose retos del estilo “imita a Aznar imitando a Chiquito de la Calzada”, y una vez logrado el objetivo el otro respondía: “pues ahora tú imita al rey Juan Carlos imitando a Andrés Pajares”. No se lo creerán, pero resulta que me he acordado de esta tontería después de ver el vídeo del último hit calamariano.

Es bien conocido que a Andrés Calamaro siempre le gustó disfrazarse de Bob Dylan. Piensen sin ir más lejos en el guiño de la portada de Alta Suciedad y el célebre episodio en el que un ejemplar de aquel CD acabó en manos del mismísimo Bob. Ocurrió en la gira española de 1999, cuando Andrés abrió varios de esos conciertos. No creo que haya tenido nunca un telonero tan osado: Calamaro se vestía como él, se peinaba como él, cantaba como él e incluso consiguió su permiso para versionar Seven Days. Jamás se había visto semejante herejía, un telonero cantando una de Dylan justo antes de actuar Dylan. Supongo que se lo permitió porque, aunque él escribiera esa canción, después de regalársela a Ron Wood parecía un poco menos suya.

Dylan y CalamaroLa foto que inspiró "Alta Suciedad"

Imaginen el respingo que pegaría Bob al ver una foto de sí mismo en versión argentina, quizá por eso aquel Alta Suciedad quedó abandonado en la habitación de su hotel. Y ahora, en el colmo de la sofisticación, Calamaro pega otra vuelta de tuerca a su obsesión dylaniana poniendo a una actriz interpretándole a él imitando a Bob… aunque mirándolo bien no quede muy claro si en algún momento de la imitación el personaje interpuesto es Enrique Bunbury. Impresionante en todo caso, esa mente calenturienta siempre encuentra un resquicio para seguir sorprendiendo. Vale que la idea no es suya, que la tomó prestada de una película, pero pese a que la ocurrencia no sea original hay que reconocer que para este videoclip está traída con bastante buen gusto.

Bob Dyalan y Cate BlanchettCate Blanchett haciendo de Dylan en "I'm Not There"

Parece obligado mencionar que la chica que hace de chica en el clip es la actual chica de AC, pero no le demos mayor importancia, que eso es un asunto interno argentino. Carnaza para su prensa rosa, busquen imágenes de Micaela Breque en cualquier buscador y lo comprenderán. De todas formas no me negarán que, incluso esquivando tan espinoso asunto, esa letra en principio inocente gana unos cuantos kilos de morbo al ser ilustrada con imágenes bien potentes. O sea, nuestro héroe vuelve a hacer una de sus típicas canciones pegadizas que gustan tanto a las chicas, pero luego se saca de la manga un videoclip lésbico que cambia el sentido de la historia para dejar al personal totalmente desconcertado. Y sepan además que esta temática ha tenido continuidad en los siguientes vídeos del disco. Bohemio y Rehenes completan lo que podríamos llamar su “trilogía lésbica”.

Andrés Calamaro - BohemioBohemio (2013)

Quizá lo más destacado del nuevo disco es que Calamaro haya conseguido moderarse. Se ha limitado a grabar canciones bonitas, no demasiado largas, sin permitirse una sola concesión a sus legendarios excesos. Solo diez canciones agradables, sin salidas de tono ni desvaríos ruidosos. Y por contar algo más, personalmente me ha encantado su decisión de abrir el CD acordándose de Spinetta, llevándonos de paseo por Belgrano, su barrio, para hablarnos del amigo más que del músico. Miren que texto tan emotivo ha escrito sobre la canción. Y es que cuando Andrés homenajea pone todo el corazón, como en su inolvidable dedicatoria a Miguel Abuelo o tantas referencias a Guille Martín a cual más cariñosa. Nos ha llegado al alma, ya saben que en A70 somos muy de Spinetta.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Por culpa de Spinetta” y “Sigo con Spinetta”, publicados originalmente el miércoles 15 de febrero de 2012 y el domingo 26 de febrero de 2012.

Anuncios

Faces vs. Stones… ¿quién imitó a quién?

Miércoles, 26 de junio de 2013.-
Volviendo al penúltimo tema: si se tiende a menospreciar la carrera de Rod Stewart, imagínense la nula importancia que se suele dar a los Faces. Cuando los señores Stewart y Wood migraron desde al grupo de Jeff Beck al de su también amigo Ronnie Lane se tendió a catalogar a esos nuevos Small Faces como un grupo menor, una simple reunión de coleguillas. No puedo compartir esa opinión, ya saben que es uno de mis grupos favoritos. Esos chicos son para mí un pedazo de banda y siempre habrá que agradecerles su empeño en llevar a Rod por el buen camino. Pocas veces lo conseguían, era complicado, y finalmente su misión imposible culminó con un tristísimo fracaso.

Pese a todo, les reconoceremos que a principios de los 70 sentaron algunas bases de cómo tendría que sonar una banda de rocanrol en la nueva década. Lo hicieron más o menos a la vez que los Stones, pero claro, no pudieron llegar tan lejos como ellos porque Rod nunca se implicó con el grupo al cien por cien. Los Faces sin embargo sí apoyaban a Rod en todo momento, aceptando actuar en ocasiones como simple banda de acompañamiento de cantante solista. La historia habría sido de otra manera si esto de aquí debajo hubiera aparecido en cualquier disco del grupo, pero el grandísimo gañán se lo reservó para un álbum suyo propio.

El caso es que esta canción se escribió, se ensayó y se grabó para un disco de los Faces, como demuestran algunas recopilaciones de rarezas, descartes y grabaciones alternativas. Sin embargo, hubo cambio de planes y Ronnie Lane, Kenny Jones, Ian McLagan y Ron Wood se quedaron con un palmo de narices, relegados a simples comparsas para el playback en la BBC… incluso le centran el balón al pie para que Rod remate a placer.

Rod Stewart - Every Picture Tells A StoryEvery Picture Tells A Story (mayo de 1971)

Aunque esa fuera la imagen que perduró, hay que ser justos: Lane, Jones, McLagan y Wood estuvieron entre los músicos que grabaron Every Picture Tells A Story en estudio y también fueron los que defendieron en directo ese tercer disco en solitario de Rod Stewart, el que lo consagró definitivamente. Uno de los cortes, (I Know) I’m Losing You, era directamente una canción de los Faces infiltrada: tocaban los Faces al completo, sonaba como los Faces, pero se disimuló ese detalle en los créditos. En ese año 1971 la banda publicó dos discos y este de Rod salió entre medias, así que las giras resultaban un poco confusas… a veces actuaban los Faces, a veces actuaba Rod Stewart… y a veces se alternaban un rato cada uno entremezclando repertorio sin distinguirse muy bien qué canciones eran del solista y cuáles del grupo. Eso en los conciertos, porque en las grabaciones la diferencia era bien clara: los singles más molones se reservaban para el disco de Rod. Además de Maggie May estaban Mandolin Wind, Reason To Believe o el propio Every Picture Tells a Story que le daba título. Lo de los discos de los Faces era otro cantar.

Faces - Long PlayerLong Player (marzo de 1971)

Lo que grababan los Faces era bueno en general. Ese Long Player con el que estrenaron el año 1971 estaba repleto de buen gusto, con una mayoría de canciones de rock acústico a medio tiempo o directamente lentas, como ese Sweet Lady Mary que hablaba de una chica que conocieron en España. Además había una versión de Paul McCartney en su época Wing, un blues de Big Bill Broonzy tocado a lo bestia, más otro par de rocanroles cazurros: Bad’n’Ruin y Had Me a Real Good Time. Ese rock guitarrero sería ya predominante en el otro disco que sacaron al final del año. No sé si tendrá que ver, pero puede que la diferencia sea que a esas alturas de 1971 ya habían tenido medio año de margen para asimilar el Sticky Fingers de los Stones.

The Rolling Stones - Sticky FingersSticky Fingers (abril de 1971)

Sticky Fingers también se publicó en la primavera de ese mismo año y casi directamente se instaló en el número uno de las listas. Nadie discute que el disco del paquetón bajo la cremallera está varios peldaños por encima: es el paradigma del sonido stone, la pura esencia de los 70… ¿saldría otro Sticky Fingers escogiendo lo mejor de los tres discos Stewart/Faces de 1971 y grabándolo en mejores condiciones? Es difícil decirlo, pero la realidad es que Every Picture y Long Player fueron lanzados más o menos por las mismas fechas que el disco de los Rolling Stones y a la siguiente entrega de los Faces ya va repleto de influencias del gran Sticky Fingers. El rock sucio de Miss Judy’s Farm y Too Bad es un poco Can’t You Hear Me Knocking; las canciones de Ronnie Lane (You’re So Rude, Last Orders Please y Debris) se acercan a la onda Sway o Wild Horses; el slide de That’s All You Need es totalmente You Gotta Move; y hasta el Memphis de Chuck Berry tiene un equivalente en el Let It Rock que los Stones colaron en la edición española censurada. Pero, por encima de todo, Stay With Me es muy pero que muy Brown Sugar.

Faces - A Nod Is As Good As A Wink… A Nod Is As Good As A Wink... To A Blind Horse
(noviembre de 1971)

Sin embargo, de este disco del “caballo ciego” me gustaría que escucharan una canción que no se ha mencionado todavía. Se llama Love Lives Here…y me va a servir para apuntar una muesca a favor de los Faces en la cuestión planteada arriba en el título.

Aunque el tópico diga que los Faces fueron una copia en miniatura de los Rolling Stones, queda más elegante afirmar que en ese primer tramo de los 70 las dos bandas evolucionaron en paralelo y se influenciaron mutuamente. En el caso concreto de lo que está sonando, este Love Lives Here es tremendamente parecido a un superhit publicado cinco años después por los Rolling Stones. Así que en esta partida concreta los Faces ganan a los Stones… y si no se lo creen, párenlo un momento y escuchen este Fool To Cry… ¿tiene o no tiene partes idénticas?

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “De cuando Rod Stewart abandonó las islas”, que fue publicado originalmente el domingo 14 de marzo de 2010.

Rod Stewart: mismo peinado, casi misma piel

Domingo, 2 de junio de 2013.-
Conozco a varias personas con las que, por unas cosas o por otras, siempre acabo hablando sobre Rod Stewart. Una de ellas me manda dos fotos que como poco invitan a la reflexión.

Rod Stewart y Ron Wood

Si fueron compañeros de colegio, si desde críos se juntaban en los mismos grupos de rock… ¿como es posible que hayan llegado a la vejez de forma tan desigual? Ron Wood dijo una vez que entre sus ancestros hay tradición alcohólica de muchas generaciones atrás y que él nunca quiso deshonrar a su familia. Está claro que los excesos cometidos por Wood a lo largo de los años deben de ser inimaginables, pero no creo que su amigo Stewart le fuese a la zaga. Es más, en sus recientes memorias no tuvo problemas en detallar todas las cosas que se pudo llegar a meter por cada orificio de su cuerpo. Empatados en ese terreno, y para despejar dudas, debo aportar algún documento que demuestre que estos dos sujetos coincidieron en 1968 siendo ambos jóvenes.

En aquellos tiempos en que Rod Stewart y Ron Wood se unieron a The Jeff Beck Group tenían el aspecto de adolescentes recién ascendidos a la primera división del rocanrol. No existe mucho material audivisual de esa etapa y lo poco que encontré no tiene demasiada calidad. Además, como entonces Ronnie Wood era bajista, su papel irrelevante sobre el escenario le convertía casi en invisible. Elegí este vídeo porque muestra unas fotos fenomenales en las que se les puede contemplar a todos ellos en su insultante juventud y, de forma bastante ilustrativa, se aprecia cómo fueron evolucionando los peinados roqueros entre finales de los 60 y principios de los 70.

The Jeff Beck GroupCon Jeff Beck, en la tierna juventud

En todo caso, bonita canción y buen trabajo del que subió el vídeo, que insertó las fotos adecuadas para cada momento preciso. Puso incluso a los dos invitados: el pianista Nicky Hopkins y la corista Madeline Bell, a la que se oye cantar por debajo de Rod. Este I’ve Been Drinking fue la Cara B del single Love Is Blue, que era un instrumental blandurrio como de película de arte y ensayo para lucimiento del guitarra solista. Hay varios singles así de Jeff Beck tras abandonar los Yardbirds, con caras A comercialotas y caras B roqueras en las que el jefe Jeff dejaba cantar a Rod. Y ya por fin en Truth, el LP de 1968, se puso del todo ruidoso y dio rienda suelta a todos sus amigotes peludos.

The Jeff Beck Group (single 1968)Love is blue/I’ve been drinking (single 1968)

Una vez demostrado el hecho de que estos tipos se conocen desde la infancia, las fotos del principio pueden resultar hasta indignantes. Por un lado, la decrepitud de Ron mueve un poco hacia la compasión; por el contrario, contemplar la tirantez de la piel de Rod tiene su punto desagradable. En fin, que cada cual conserve su cuerpo septuagenario como buenamente pueda… pero centrémonos e intentemos recuperar el hilo.

Adonde en realidad quería llegar es a que, pese a la moñez, pese a la cirugía, pese al hortera estilo de vida basado en el lujo ridículo y en el ahora me divorcio y me junto con una que podría ser mi nieta… a Rod Stewart habría que disculparle siempre por lo bien que ha cantado toda su puñetera vida. No todo el mundo opina así, de hecho la mayoría de la gente menosprecia su carrera por esos y otros pecadillos estéticos. No es mi caso ni el de la gente con la que suelo acabar hablando sobre Rod Stewart. Entre nosotros hemos llegado al divertido acuerdo de que el videoclip que pongo aquí debajo es un modelo de buen gusto. Con eso les digo todo.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “El viejo Rod Stewart again”, que fue publicado originalmente el lunes 9 de noviembre de 2009.

Bo Diddley entre jazz y música clásica (YNSBoD vol. 7)

Martes, 26 de marzo de 2013.-
Como ya saben, de vez en cuando siento la vieja pulsión de acercarme al centro de Madrid a comprar discos. No les engañaré: cada vez que lo hago es más grande la tristísima sensación con la que termino. Me temo que las próximas cosas que voy a escribir serán a propósito de esto, pero permítanme que comience con una anecdotilla pequeña e insignificante.

Si usted busca novedades, reediciones chulas y cosas de catálogo no especializado ya no queda una sola tienda que trabaje eso. Así que los que seguimos alimentándonos del R-O-C-K con mayúsculas de toda la vida no tenemos más remedio que entrar en esos grandes almacenes que antes tanto odiábamos, sea el anciano Corte Inglés o la pedante FNAC. Y es evidente que incluso en esos sitios el espacio dedicado a los discos se encuentra en permanente retirada. Cada nueva temporada la música pierde alguna estantería en beneficio del merchandising y las frikadas varias. Total, que tenía ganas de llevarme algo de este señor y no había manera humana de encontrarlo.

Buscando entre el rocanrol de todos los tiempos por orden alfabético no aparecía por ningún lado, ni en la “b” de Bo ni en la “d” de Diddley. Por otra parte, había algunas cosas cambiadas, como un espacio nuevo dedicado al hip hop y otro al funk & soul, pero nada, ni rastro del rock & roll de los 50, insisto, el de toda la vida. Así que me acerco a uno de los sabios dependientes de la FNAC y me aclara: “oldies en la planta de arriba”. Subo y, efectivamente, allí me encuentro el disco que quería.

Bo Diddley is a GunslingerBo Diddley Is A Gunslinger (1960)

Sí amigos, allí estaban los patriarcas del rocanrol de los cincuenta, entre el jazz, las bandas sonoras y la música clásica. He de decir que la situación me llenó de desconcierto. No supe si tomarlo como un cumplido… los rockers más venerables ahí en las alturas, compartiendo olimpo con Mozart, Coltrane o Morricone… o más bien interpretarlo como un insulto. Algo así como “¡iros al asilo, viejunos! ¡fuera de la planta de la música moderna!”. Al final, siempre negatifo, me quedé con la segunda opción, sobre todo porque en El Corte Inglés han hecho tres cuartos de lo mismo con el soul, el blues y la música negra en general, mandarlos a la planta sótano con la música clásica, las bandas sonoras y las músicas del mundo, o sea, las músicas ancestrales.

Y a todo esto, ustedes se preguntarán a qué viene ahora buscar ese disco. Pues quizá solo porque me gustaba la portada. Resulta que ya la había utilizado hace tiempo en A70 a propósito de la gira conjunta de Bo Diddley con Ronnie Wood (luego les pondré el enlace), y como no tenía mucha idea de su contenido sentía curiosidad. Sí había oído los primeros álbumes de Diddley, los de los 50, pero este es ya del cambio de década. En ese momento, al arrancar los 60, el star system  del rocanrol estaba en plena desintegración: Elvis ingresaba en el ejército y Chuck Berry en la cárcel; Buddy Holly se estrellaba en su avioneta, anticipando las terribles desgracias que machacarían después a tipos como Cochran, Orbison y Perkins; Little Richard lo vio tan negro que prefirió poner su alma en manos del Señor, mientras que Jerry Lee Lewis optó por entregársela a su primita querida. Y en medio de semejante panorama, parece que Bo se negaba a desaparecer. Se empeñaba en seguir haciendo discos y seguir siendo influyente con ese rocanrol suyo tan tribal y cabezón. Pues aunque entonces no lo pareciera, al final lo consiguió.

Bo Diddley¿Cómo no iba a fascinar a varias generaciones un tío así?

Me imagino en un cuartucho de Londres a unos hermanitos apellidados Davies alucinando con este disco y decidiendo que versionarían alguna de sus canciones en cuanto tuvieran un grupo y consiguieran publicar un disco. Cuatro años después, el primer Lp de The Kinks incluyó Cadillac. Y un decenio más tarde, un paletazo de la américa profunda también eligió una canción del disco del pistolero Diddley para el primer repertorio de George Thorogood & the Destroyers. Pueden seguir los enlaces si quieren comprobarlo, pero será mejor que antes escuchen al Bo auténtico y original que les pongo aquí debajo.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “¿Es usted Bo Diddley o no lo es?”, que fue publicado originalmente el martes 3 de noviembre de 2009, y de “Hoy sí soy Bo Diddley”, que fue publicado originalmente el miércoles 2 de junio de 2010.

Nube de favoritos (II Aniversario)

Martes, 6 de diciembre de 2011.-
Han pasado ya dos años desde la inauguración de Atascado en los 70. Al principio, la nube de favoritos reflejaba simplemente lo que iba saliendo en los primeros textos. Después de todo este tiempo charla que te charla, pueden comprobar que ya salen en grande los nombres que tienen que salir.

La nube de A70

El número 1 indiscutible no hace falta ni nombrarlo, es exactamente el que estaba previsto. Sí querría destacar una curiosidad: de todos los integrantes de ese grupo, Ron Wood resulta el sorprendente vencedor. Claro, es doblemente citado porque también perteneció a Faces, otra banda predilecta de este lugar. En 1974, cuando los Faces estaban ya a punto de separarse, hubo algunos momentos especiales en los que Ronnie tuvo como invitado a su futuro compañero Keith Richards… ¡y encima tocaron una del abuelo Chuck!

Igual que no he nombrado a los campeones de este blog, tampoco lo haré con el segundo ni con el tercero. Lo que no tenía previsto a estas alturas es que el nombre del rey de Memphis superara en tamaño al del cascarrabias de Minnesota, pero está visto que el de Tupelo es algo así como la salsa que no puede faltar en ningún plato. Y eso por no hablar de los chicos de Liverpool, que muy a menudo son mencionados casi sin pretenderlo.

Los nombres que no voy a evitar poner son todos los que vienen después. Me llena de alegría que aparezcan Neil Young, The Who, Rod Stewart, Burning, Ilegales, Bo Diddley, Chuck Berry, los Animals, Ike & Tina Turner, los Byrds, The Band, Ñu, Ramoncín, la J. Teixi Band…  Espero seguir hablando de ellos para que sus nombres vayan saliendo cada vez más y más grandes.

Y como es costumbre en Atascado en los 70, tengo que poner la portada del disco protagonista de cada texto. Como en éste no queda demasiado claro, ahí va el increíble recopilatorio de Rod y los Faces que me permitió descubrir esa maravilla de Sweet Little Rock’n’Roller.

Changing Faces (2003)

Otros encuentros Young-Dylan

Domingo, 22 de mayo de 2011.-
Sigo a vueltas con el anterior Blowin’ in the Wind. ¿Cómo es que a Neil Young, tan poco dado a hacer versiones, le dio por acordarse de Bob Dylan en la década de los 90? Quizá fue una forma de desmentir toda posibilidad de rivalidad entre ellos, quizá quiso reconocerlo como maestro y precursor. Hasta entonces, el momento más notorio en el que habían coincidido fue The Last Waltz, el concierto de despedida de The Band en 1978, con peli de Martin Scorsese incluida. Allí Neil mostró su lado más folkie y puso el dedo en la llaga interpretando Helpless, tan sospechosamente parecida al Knockin’on Heaven’s Door dylaniano. ¿Que cuál fue primero? Yo solo sé que la de Neil Young se publicó en 1970, tres años antes que la de Dylan.

Emocionante, con Joni Mitchell haciendo coros en la sombra. Es lo menos que se espera tratándose de la flor y nata del rocanrol, impecable y sin sorpresas. En las reuniones de dinosaurios del rock de los 70, cada artista permanecía bien ajustado al papel que le dio prestigio. Nadie iba a apartarse de la ortodoxia justo cuando el factor punk amenazaba con convertirlo todo en un esperpento. En cualquier caso, tuvo mérito que Neil Young se atreviera a cantar Helpless acompañado por los músicos de Dylan.

Crosby, Stills, Nash & Young - Dèjá VuNeil aportó Helpless a su primera colaboración
con Crosby, Stills & Nash (Dèjá Vu, 1970),
mientras que Knockin’ on Heaven’s Door
se publicó en Pat Garret & Billy The Kid (1973)
Bob Dylan - Pat Garrett & Billy The Kid

Bien distintos fueron los 90. La cosa grunge había dado un vuelco a la situación que permitió cuando ya menos se podía esperar que los viejos roqueros volver a disfrutar de buena prensa. Neil se sentía de lo más cómodo experimentando con guitarras sucias, así que el siguiente encuentro con Bob siguió ese derrotero. Fue en el famoso Concierto del 30º aniversario, ese en el que la tonta de Sinead O’Connor se apropió de su minuto de gloria al romper una foto del Papa… en fin, en toda fiesta tiene que haber un patoso que avergüence al anfitrión y a los invitados. Fue castigada a no salir en el disco, qué menos. También Neil Young mereció protagonismo en aquel evento, aunque éste al menos por méritos exclusivamente musicales. Vean el lugar preferente que ocupó en la segunda “B” de la portada.

The 30th Anniversary Concert Celebration (1993)

Mirando la carpeta de este triple en directo descubro que es el último de Dylan que tengo en vinilo, justo ahí me pasé al CD… qué cosas. En esta nueva cita de megaestrellas al estilo “último vals” la excusa para la reunión era celebrar los treinta años de Bob en el negocio, con gente tan distinguida como Eric Clapton, George Harrison, The Band, Lou Reed, los chicos de Pearl Jam, Tom Petty, John Mellencamp y Roger McGuinn repartiéndose lo más goloso del repertorio. Johnny Winter y Ron Wood pusieron el toque más roquero, mientras Neil insistió con su faceta áspera, rasgando guitarra en All Along The Watchtower y Just Like Tom Thumb’s Blues.

Bob, Neil y Eric en plan amiguetesNeil en estado de gracia… ¡consiguió que Bob se riera!

Bien elegido: el “blues de Pulgarcito” y la “atalaya”, pero la atalaya pasada por Hendrix, por supuesto, Incluso Dylan adora la versión de Jimi. Lástima que en youtube estén vetadas todas las grabaciones oficiales de Bob Dylan, pero a cambio podemos ver esta otra actuación de 2004 en la que Neil Young aparece acompañado por unos señores de los 90 que ya fueron mencionados en el párrafo anterior.

No espero a una dama, estoy esperando a un amigo

Domingo, 23 de enero de 2011.-
Insisto, como la compañía de los Rolling Stones no deja insertar videoclips oficiales, en el texto anterior tuve que poner un enlace externo para ver Waiting On A Friend.

041tattoo
Tattoo You (1981)

Sin embargo, aquí he encontrado una cutreversión que sí dejan insertar (a ver cuánto tardan en quitarlo). Será porque está capturada de pantalla de televisor analógico, como debe ser. Es el fragmento que se utilizó en el especial Video Rewind, en el que Bill Wyman interpretaba al vigilante nocturno de un museo del rocanrol que iba descubriendo reliquias de grupos antiquísimos, como el suyo. La cosa se complica cuando abre una vitrina de figuras de cera, y la de Jagger cobra vida.

Qué bonito, Jagger esperando en un portal de Manhattan rodeado de negros. Parece el mismo edificio de la portada del Physical Graffiti de los Zeppelin. Su amigo Keith tarda un poco, pero finalmente llega y se sienta con ellos. Se despiden de los negros y se van al bar donde se encuentran con Charlie, Ronnie y Bill. Por el camino, el plano de un joven con aspecto gay, que también espera a un “amigo”. Llegada al bar, saludos afectuosos y después se ponen a tocar, que es lo que se supone que hace este grupo de amigos cuando se junta. Y a continuación, otra bonita escena con el segurata Wyman y la momia de Jagger.

The Rolling Stones - Video Rewind The Rolling Stones - Video Rewind (1984)

NOTA ENERO 2013: Y efectivamente volvieron a bloquear el vídeo que no tenía copyright. Para preparar el 50 aniversario de los Stones se propusieron poner estas cosas en orden: van suprimido todos los clips subidos por la gente y a cambio los suben desde la cuenta oficial, que es el que pueden ver ahora. Así que, aunque sea un poco lioso, les pongo arriba el clip oficial y aquí debajo algunas escenas de la peliculita en que el empleado Wyman liberaba al muñeco Jagger.