Noticias frescas: Costas reanudó su vídeo didáctico

Viernes, 17 de marzo de 2017.-
Hace tiempo fuimos sorprendidos por un vídeo que produjo una auténtica conmoción tanto en el mundo del rocanrol como en el de los tutoriales divulgativos. Se publicó en el canal habitual un día de febrero de 2013. Por una vez y por necesidades del guión introducimos nuestro relato con un documento hablado.

Para quienes nunca fuimos artistas ni tenemos remota idea de tocar un instrumento, el contenido de este vídeo supuso una revelación: un genio del rocanrol haciendo públicos los secretos más íntimos de su proceso creativo. Lo hace al detalle, nada de generalidades, explicándolo todo verso a verso y punto por punto. Además, no se trata de una canción cualquiera, de esas cuyo cometido se orienta a un objetivo menor como pueda ser ayudar a pasar el rato, rellenar un CD que se queda corto o euforizar al personal en directo. Al contrario, la canción escogida aborda un asunto esencial que afecta a millones de personas, describiendo un estilo de vida y proponiendo un modelo de comportamiento. Todo eso hizo Miguel Costas en este corte perteneciente al primer álbum para cuyo título utilizó su propio nombre.


Condenados a Costas (2008)

Prueba de que esta composición se convirtió casi de inmediato en un clásico, volvió a ser grabada para su siguiente disco, Costas is Back, que revisitaba con invitados de lujo y sonido contundente lo más selecto de su repertorio para Los Feliz, Aerolíneas Federales y Siniestro Total más unas pocas canciones de su recién iniciada etapa solista. En el caso de Yo estoy bien, tú estás gordo eran los Def Con Dos quienes se encargaban de darle otra vuelta de tuerca, aunque sin mejorar la original. Diríamos que quedó más redonda y se entiende mucho mejor cantada solo por Costas, por eso cuando fue mencionada en nuestro blog de verano sonó en su versión primigenia. Si pinchan el enlace podrán escucharla en su integridad, sólo así podrán hacerse a la idea de la decepción que supuso que Costas interrumpiera su clase magistral y prometiera una continuación que nunca llegó a producirse, porque pasaban los años y la segunda parte del vídeo didáctico que no aparecía. Pues bien, cuando ya lo habíamos dado por imposible, hace poco tuvo que ser el propio Costas quien nos diera la gran noticia: las siguientes lecciones de guitarra ya estaban a nuestra disposición desde noviembre de 2016, aunque con cambio de tercio. Aquí tienen la segunda parte.

Lo que ocurre es que después de más de tres años de espera ya era absurdo continuar con la misma lección, así que los recientes vídeos didácticos tuvieron un enfoque más genérico sobre diferentes técnicas guitarrísticas, ya sea sobre la guitarra rock y el valor añadido que aporta una buena pose (el segundo vídeo) o una interesante teoría sobre el rock andaluz (vídeo número tres). Tenía que ser un gallego quien desde la lejanía aportara un poco de luz sobre este asunto con la suficiente perspectiva.


No me cuentes tu vida (2016)

Bueno, y todo esto viene ahora a cuento porque Miguel Costas volvió a firmar con Warner, tiene nuevo disco y lo va a presentar dentro de unas horas en Madrid. Se ha inventado un extraño aniversario para hacerse un auto homenaje, pues celebrar sus 35 años de carrera no es una cifra muy convencional que digamos. Les dejo con uno de sus últimos vídeos, toda una declaración de intenciones, pues se nos ha hecho tarde y ya es viernes. Habrá que dormir un poco que hoy vamos a Costas.

Nota postconcierto.- Lo pasamos bastante bien, nos dimos un baño de nostalgia refrescando coplas de Siniestro perdidas en la memoria, disfrutamos del inesperado bloque dedicado a Aerolíneas y, de vuelta al presente, casi nos quedamos sordos con ese estilo tan cañero que tiene la banda de Costas cuando toca sus últimas grabaciones. Pero casi mejor lean la crónica urgente que uno de nuestros acompañantes puso en Tonterías de Verano.

 

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Costas II: El regreso”, que fue publicado originalmente el domingo 17 de junio de 2012.

El verano en que Jagger cumplió 70

Domingo, 29 de Septiembre de 2013.-
Terminó el verano de 2013 y caigo en la cuenta de que quizá sea el primero de los últimos treinta en que no he ido a ningún concierto. Tenía que haberme dado cuenta y acercarme a alguno como fuera, que así parece que la decadencia roquera no es achacable solo a la vejez de los músicos, también el público envejece que es una barbaridad. Pero nada, que no pudo ser. Cuando George Thorogood vino a Madrid, me pilló fuera. Tocó Costas en las fiestas del pueblo de al lado, pero justo ese fin de semana lo pasé en Ávila… y a la vuelta me entero de que Deep Purple había estado en Gredos la noche anterior… ¡qué rabia! La reflexión me queda bastante triste, pues tendré que recordar como acontecimiento de este verano que Mick Jagger cumplió 70 años.

Elijo esta canción para demostrar que el tío aún se esfuerza en parecer joven emprendiendo nuevos proyectos musicales. Esto lo grabó hace un par de años con un horrible grupo de raggamuffin o como se llame eso de rapear al estilo jamaicano. Perdón por lo de horrible, igual son muy buenos para quien le guste ese palo, pero si escucho cualquier otra canción de ese disco siento un poco de repelús. El amigo Mick hizo el paripé de fingir que era un miembro más del grupo, sin destacar en la portada ni en los créditos, limitándose a hacer coros, algún dueto con la chica y la voz solista en ese Never Gonna Change que es el único corte 100% Jagger y bien podría pertenecer a alguno de sus discos en solitario.

SuperHeavy (2011)SuperHeavy (2011)

Después de esta cosa rastafari sacó con los Stones el disco ese del gorila… qué pereza, otro recopilatorio… ya ni siquiera me preocupé de comprarlo. Creo que tenía dos canciones nuevas, un detalle que les dejaba completamente en evidencia: se juntan a grabar tras varios años y solo les salen dos canciones. Una pena tratándose de una ocasión tan señalada como celebrar los cincuenta años de la banda. Y para seguir en la misma línea, la cacareada gira mundial quedó reducida a un par de fiestecillas en Londres y Nueva York con precios orientados a la clase media alta; qué digo, mucho más que alta. Luego unas pocas capitales estadounidenses, otra vez Londres y pare usted de contar.

Mick Jagger, 70 & CountingCelebrando el 50º Aniversario de los Stones:
a un lado el gorila, al otro Jagger

Comprendo que fotos como esta desatan toda clase de críticas denigratorias hacia la dignidad del artista, pero no me parece bien hacer sangre por una simple exhibición de arrugas. Si Jagger se siente con fuerzas a sus 70 años para seguir ejerciendo de estrella del rock a tiempo parcial es muy libre de hacerlo. Es más, le reconozco todo el mérito: con su estatus y su prestigio podría dedicarse a cualquier actividad típica de jubilado multimillonario mucho más placentera y libre de las críticas como, qué se yo, jugar al golf o asistir a desfiles de modelos.

SuperHeavy, Bob Marley, Peter ToshJagger, con jamaicanos de mentira y de verdad

El caso es que el tío mantiene un cierto prestigio que le permite analizar con perspectiva su propia carrera artística. En entrevistas recientes se ha descolgado con una especie de autocrítica que venía a decir que a su obra musical quizá le falte profundidad intelectual. Menuda cosa, Mick, ahora te das cuenta de que los Stones eran un producto superficial, tan deliciosamente superficial que por eso nos gustaba a unos cuantos millones de terrícolas. Claro Mick, si te hubieras esforzado un poco en elevar tu categoría artística ahora te tendrían un poco más en cuenta en los selectos ambientes del laborismo británico… pero no se puede abarcar todo. Recuerda lo bien que te lo pasabas cuando eras el tío más cotizado del negocio y con tus labios carnosos y tu forma de moverte en el escenario todo el mundo suspiraba por meterse en tu cama, sin distinción de sexo, raza o condición. En fin, no queda otra que refugiarse en el recuerdo de esos tiempos superficiales. Por no salirnos de la temática reggae, aquí tienen un ejemplo de los años gloriosos del mayor icono sexual de la historia del rocanrol.

Y para terminar les aporto otra noticia de los últimos días: una de sus nietas va a ser mamá… vaya, vaya, así que Jagger será bisabuelo en 2014… mejor no hacer comentarios.


De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Y entonces en qué quedamos… ¿los Stones o los Rolling?”, que fue publicado originalmente el viernes 30 de septiembre de 2011.

Algunos roqueros poco correctos

Miércoles, 17 de octubre de 2012.-
Repasando los discos que han ido cayendo en mis manos en los últimos meses, compruebo que siempre acabo refugiándome en las mismas viejas glorias del rock nacional. Aparte del delirante disco de duetos de Miguel Costas, del que ya les hablé, también he podido escuchar la penúltima entrega cultureta de Loquillo, el eterno retorno de La Frontera (Rivas Creek), los discos en solitario de las dos mitades de Pereza y, con varios años de retraso, uno de Joaquín Sabina que me había perdido. Reconozco que enganché este Vinagre y rosas impresionado por un videoclip en el que precisamente colaboraban Leiva y Rubén Pozo con su gracejo habitual.

Vi Tiramisú de limón por casualidad en uno de esos canales de emiten a todas horas vídeos musicales sin criterio alguno. Me gustó tanto que tuve que ir a buscar un Vinagre y rosas ya en el cajón de las rebajas. Pese a lo mucho que me gusta Joaquín, a veces me salto alguno de sus discos por el mosqueo que me producen sus desbarres de intelectual comprometido. Se me hace duro soportar sus lecciones de ortodoxia política, sobre todo por esa desagradable sensación que transmite de ir siempre a favor de corriente. Siempre dispuesto a halagar al público ya ganado de antemano, siempre proclive a regalar los oídos de la Kirschner de turno si con eso puede vender un puñado más de discos al votante peronista… En fin, no seguiré por esos terrenos escabrosos porque luego escucho algo tan bueno como Tiramisú de limón y no tengo más remedio que rendirme. El sr. Sabina es uno de los más grandes escribidores de canciones y no sería justo juzgarle por otras facetas en las que quizá no sea tan brillante.

Vinagre y rosas (2009)

Así que, dejando aparte esos pequeños detalles en la vida del artista, el disco está muy bien y el detalle de cantar con Rubén y Leiva quedó muy chulo. Y como con estos sí que simpatizo últimamente, conseguí sus discos en solitario en cuanto salieron. Uno me gustó y el otro no tanto… prefiero no entrar en detalles.

¿Sumando las mejores canciones de estos dos discos saldría uno bueno de Pereza?

Por cierto, que a estos chicos les encanta salir de invitados en los videoclips de otros. Hace poco les vi en uno de Alejo Stivel cantando una de Burning… pero no era mi intención hablarles ahora de alguien tan en la órbita progresista, sino de todo lo contrario. Resulta que Loquillo lleva ya tanto tiempo enfadado con el mundo que últimamente anda frecuentando compañías nada recomendables. En su afán por desmarcarse del clan cultural que medró con el anterior gobierno, se deja entrevistar por los más odiados ogros de la caverna mediática y, lo que es peor, se le nota cómodo. Dentro de poco va a publicar un disco entero con Sabino Méndez, que hace ya tiempo va de columnista en prensa conservadora… pero nada como el despropósito del disco anterior. Su nombre era el de todas las mujeres estaba íntegramente dedicado a un poeta de derechas, un escándalo de tal calibre que algunos fans de toda la vida renegaron del Loco y quemaron su discografía completa… ¡Pero qué se habrá creído este tío! ¿Es que nadie le explicó lo del cordón sanitario?

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Mariscal Romero, el primer indignado”, que fue publicado originalmente el sábado 27 de agosto de 2011.

Tonterías de Verano

Sábado, 8 de Septiembre de 2012.-
En la segunda quincena de agosto, durante los trabajos de reconstrucción de Atascado en los 70, tuve que crear un blog de prueba para ensayar algunas triquiñuelas técnicas que no estaba muy seguro de saber utilizar. La cosa tenía que ir sobre música y vídeos para que esas pruebas pudieran servirme de verdad.

Se me ocurrió un tema medio en broma, apareció una plantilla que le quedaba como un guante, empecé a darle forma y a escribir algunos textillos para ver cómo quedaba… y como el engendro iba quedando bien, la broma se me acabó yendo de las manos. El resultado pueden verlo aquí.

http://tonteriasdeverano.wordpress.com/

Así que, por mi afán de no quedarme sin el blog que tenía, ahora tengo dos. Para no volverme loco actualizando dos sitios a la vez, Tonterías de Verano será un blog estacional como su propio nombre indica, salvo quizá alguna entrada esporádica fuera de temporada. Cuando acaben los calores pasará a estado de hibernación hasta que el sol vuelva a calentar, al estilo de la marmota esa de Pensilvania.

Como podrán comprobar, el estilo Tonterías tiene poco que ver con el estilo Atascado. Ahí podré recrearme en esa música idiota que tanto me gusta y que difícilmente encajaría en la ortodoxia roquera de A70. Será difícil que un artista pueda aparecer en ambos blogs, salvo alguna honrosa excepción como ésta.

Pero es que, en casos así, hablamos de palabras mayores: roqueros por encima del bien y del mal a cuya calidad musical indiscutible se suma el valor añadido de un sentido del humor único e irresistible.

Posiblemente el mejor cantante del mundo

Ah, y se me olvidaba contarles otra novedad. Un buen amigo se ha ofrecido a gestionar el material de archivo para reconstruir el contenido del Atascado en los 70 original, incluidos los comentarios que enviaron ustedes al desaparecido blog. Poco a poco, A70 II se irá llenando de lo que había tras esos enlaces que ahora no funcionan, en primer lugar los contenidos que demanden ustedes y otras veces según el criterio del equipo de redacción. Justo aquí debajo les pongo la reseña del primer texto recuperado.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Vídeos recomendados”, que fue publicado originalmente el miércoles 20 de enero de 2010

Atascado en los 70, apocalipsis y vuelta a empezar

Domingo, 2 de Septiembre de 2012.-
A medidos de agosto, puede que fuera el viernes 17 o sábado 18, Atascado en los 70 fue expulsado del servidor gratuito en el que se alojaba. Tarde o temprano tenía que suceder y, a decir verdad, ha durado mucho más tiempo de lo que estaba previsto. Esos proveedores de sitios web con sede en Utah te dejan estar gratis un tiempo con el propósito de que acabes contratándoles algún servicio. Como eso nunca llegó a suceder, los simpáticos mormones han puesto ahora el antiguo Atascado en los 70 bajo la tutela del FBI y otras agencias supervisoras de la legalidad, quizá alertados por un feo spam que lo visitaba a diario y ya estaba generando demasiado tráfico. Nada que objetar, agradecido en cualquier caso por todo el tiempo que estuve allí como invitado.

Fallecida la versión original de Atascado en los 70, toma el relevo la segunda época del blog. Todo este tiempo he mantenido en paralelo esta dirección de WordPress a fin de facilitar las búsquedas y los enlaces. Puesto que ya no hay sitio al que enlazar, podrán leer aquí mismo las nuevas entradas en su integridad… y todos esos enlaces que ya no funcionan se irán sustituyendo poco a poco por los textos completos. Por supuesto, si alguno de ustedes tiene el capricho de releer alguno de esos viejos textos, dígalo en un comentario y será complacido a los pocos días.

Y como había que renombrar este blog resucitado, qué mejor que hacer un nuevo guiño al título de mi disco favorito de Siniestro Total, aquel genial segundo LP con el que resurgieron de sus cenizas cuando nadie daba un duro por ellos.

Siniestro Total II (El regreso) (1983)

Se acabó Atascado en los 70 , comienza una nueva etapa con Atascado en los 70 II. Intentaré ser bueno, esperando que WordPress me deje permanecer aquí mucho tiempo. Les dejo con una canción del mencionado disco que precisamente invita a sobreponerse a las adversidades y a no preocuparse demasiado. La actuación es de La edad de oro… ¡qué jovencillo sale Costas!

Costas II: El regreso

Domingo, 17 de junio de 2012.-
Este año me salté la reseña sobre los discos que trajeron los Reyes Magos, tanto que se me van a juntar con las compras del segundo semestre. Como tampoco hay que ser demasiado estricto con las fechas, paso a repasar con varios meses de retraso algunas adquisiciones, empezando por esta:

Confieso que fui un gran fan de Siniestro Total, pero hace ya tiempo que seguir su trayectoria me produce cierta fatiga. Escucho cada nuevo disco con una sonrisa condescendiente y, según termino de oírlos, los coloco en su estantería y pasan al olvido. De hecho ni siquiera me compré los tres últimos, me conformé con las copias cutrillas que me pasan los amigos. También me he acercado a alguno de sus conciertos y los veo con agrado, pero no puedo compartir el entusiasmo del núcleo duro galleguista que jalea cada ocurrencia de Julián Hernandez. No entiendo cómo ha podido ocurrirme esto, ¡si a mí siempre me gustaron más las canciones de Hernández que las de Costas!

Tras Made in Japan (1993) Costas se fue de Siniestro…

Cuando Miguel Costas fue desterrado del grupo en 1994 me pareció una gran injusticia. Recuerdo que su marcha de Siniestro fue un poco rara, diría que a la francesa. Muchos nos enteramos echándole en falta sobre el escenario en los conciertos de presentación de Made in Japan. En concreto a mí me ocurrió en la Sala Revolver. Arrancó el grupo enlazando tres o cuatro canciones del maestro Frank Zappa, fallecido unos días antes… y Costas que no salía. Durante todo el concierto, la gente interumpía los silencios entre canción y canción con gritos del estilo: “¿Julián, dónde está Costas?”… y el habitualmente locuaz Julián Hernández que no contestaba nada.

luego formó Los Feliz y publicó Aleluya (1997)

Se echaba mucho de menos a Miguel Costas y hubo gran expectación por estar al tanto de las andanzas de Los Feliz, su siguiente proyecto. Tardaron tres o cuatro años en publicar su primer disco, lo que explica que lo titularan Aleluya. Fui corriendo a hacerme con él y, salvo un par de canciones pasables, me llevé tal chasco que ya ni me interesé por los siguientes que publicaron. Así que no volví a cruzarme con Costas hasta 2008.

Condenados a Costas (2008)

Tampoco es que Condenados a Costas sea una obra maestra, sino más bien el afortunado reencuentro con un viejo amigo después de casi diez años sin saber de él. Y sobre todo sorprende que un señor tan mayor se siga moviendo con impunidad por los territorios del gamberrismo adolescente. Lejos de avergonzarse de sus rimas infantiloides, va y las imprime en camisetas.

Lo que sí demostró Condenados a Costas es que el problema de los actuales Siniestro Total ya viene de atrás y es bien sencillo: les falta Costas. Lo que era demoledor en Siniestro era la sucesión de ocurrencias de Costas y Hernández una detrás de otra: chorradas, simplezas, ironías, groserías… sin embargo, una sesión monográfica de chistes de Hernández termina resultando insufrible. No me cansaré de repetirlo: Siniestro Total era mucho mejor cuando estaba Costas.

Costas is Back (2011)

Y por fin llegamos a Costas is Back, el disco que provocó esta absurda reflexión. En este segundo trabajo publicado bajo su propio nombre, Miguel Costas repasa lo mejor de su repertorio, ya fuera conocido por aparecer en discos de Siniestro, Los Feliz, Aerolíneas Federales o por su anterior entrega en solitario, y para ello reúne a famosos y famosetes sin criterio alguno, como si quisiera volver a lo grande en una gira multitudinaria en plazas de toros al estilo Hombres G. El elenco de invitados es un auténtico disparate, desde roqueros pata negra como Rosendo y Johnny Burning a ñoñas triunfitas como Vega y Edurne. Y sí, a pesar de la incómoda presencia de gente como David Summers, Álvaro Pignoise y Bimba Bosé, el cancionero de Costas sobrevive inexplicablemente a tan inverosímiles duetos y puede calificarse en su conjunto como un gran disco.

Precisamente sobre esta canción mantuve hace poco una interesante conversación con un ilustre filólogo. A mí siempre me fascinó Assumpta, que se encuentra entre las escasas canciones que consiguen narrar una historia completa en tres estrofas, con su planteamiento-nudo-desenlace reglamentario. Partiendo de la información mínima imprescindible (chico vigués conoce chica barcelonesa y quedan en Pamplona) vamos conociendo a toda velocidad un apasionado romance con divertidas pinceladas de comedia y trágico final.

Planteaba yo al experto si podríamos obtener un microrrelato con su doble erre como mandan los cánones reduciendo la letra a estos tres versos:

“Aunque tenía michelines, la llevé a los Sanfermines.
Delante del toro corría y ella mucho se reía,
pero una mala cornada, la dejó allí tirada” 

Y el amigo filólogo concluyó: exquisito. Me explica que, no existiendo reglas estrictas de concreción, un buen microrrelato no se mide por su número de palabras, sino por las ganas de releerlo que despierta. Reconoce que “no hago más que leerlo una y otra vez y cada una de ellas quedo más perplejo” . Dice que encuentra muy innovadora su rima interna y que nunca habría imaginado que pudieran escribirse microrrelatos en verso. Cuánta sabiduría… muchas gracias por su lección, Steven Silga.