¿Sweet o The Sweet? Duda resuelta

Sábado, 4 de abril de 2014.-
A veces me pongo a escuchar música y me enredo en cuestiones tan tontas como la que titula esto. Dirán ustedes que sería mejor limitarse a disfrutar de la música sin más. Pues no, va a ser que no. Mi caso debe de ser una especie de enfermedad, pero creanme que también entretiene un montón investigar esta clase de chorradas. Aquí tienen la conclusión a la que he llegado: este grupo se llamó The Sweet hasta 1973 y después acortó su nombre.

Por guardar la piedad propia de la Semana Santa esto que suena es una de las canciones más potables de esta primera etapa del grupo. Verán, lo de llamarse Sweet ya era hortera de por sí; añadiendo el artículo The el asunto tenía pinta de moverse en dimensiones de un mal gusto incalculable.

The Sweet tuvo en sus inicios un planteamiento descaradamente comercial, probablemente con el objetivo de competir directamente con los Archies, esa cosa bubblegum de dibujos animados llegada de América.  Mejor ahórrense el trago de oír todos esos primeros singles de sonido chicle como Poppa Joe, Little Willy, Wig-Wam Bam, Alexander Graham Bell o ese Co-Co que medio daba título a su primer disco de 1971. El nombre completo era Funny How Sweet Co-Co Can Be y tenía un caramelito en la portada, imagínense. En realidad todos esos primeros LP’s eran más bien singles recopilados, muchas veces con canciones repetidas de unos discos a otros dependiendo de si se iban a editar o no en USA. Lo que ocurrió es que en un par de años vieron la oportunidad de evolucionar hacia un glam rock cada vez más hard, género que también disfrutaba de sus posibilidades comerciales en aquella época. Así que para el LP de 1973, titulado The Sweet a secas, ya pudieron incluir algunos hits hardroqueros como Block Buster!, Done Me Wrong All Right, New York Connection o el Hell Raiser del vídeo de justo encima del anterior párrafo.

The Sweet - The Sweet
The Sweet (1973)

Después de este disco aún salieron dos singles más bajo el nombre de The Sweet, perfeccionando su particular estilo glam rock macarra hasta límites insospechados. Teenage Rampage y The Ballroom Blitz eran a cual más excitante. Estaban en su mejor momento artístico y quizá por eso pensaron que era la ocasión adecuada para quitar el articulito al nombre del grupo. Ocurriría en el siguiente LP, pero todavía no en estos singles. Aquí tienen una de las pruebas, de lo de la música y de lo de la portada.

Are You Ready, Steve? Uh-uh; Andy? Yeah; Mick? Ok… All Right Fellas, Let’s Go…” y todos juntos a la pista de baile. Qué gran arranque de canción, desde luego que eran tiempos felices para el rocanrol. Mientras los del rock progresivo andaban perdidos en complicadísimos desarrollos sinfónicos, tipos como Marc Bolan o Gary Glitter habían conseguido centrar el asunto en la pura diversión. Y aún estaba Bowie a punto de dar el gran salto, que todavía andaba un peldaño por debajo de Bolan, pequeño detalle que hace poco alguien se encargó de recordarme. Quizá el mayor problema que tenía entonces un roquero británico era elegir si era más de Slade o de Sweet, o sea, del extremo garrulo del glam rock o del lado dulce. Ambos aportaban singles buenísimos a la competición y aunque Sweet casi siempre se tenía que conformar con el número dos, hay que reconocer que eran mucho más guapos que sus toscos antagonistas. Véanlos en esta portada, ahora sí la primera en la que ya se llamaron solo Sweet.

Sweet - Sweet Fanny Adams
Sweet Fanny Adams (1974)

El cantante, Brian Connolly, era sencillamente uno de los mayores sex symbols de la música british, pero los otros tres no le iban muy a la zaga. Steve Priest, Andy Scott y Mick Tucker salían tan bien peinados y maqueados que cada uno de ellos tenía sus propias fans. En lo que aquí nos interesa, que es la música, hay que decir que esos coros en falsete eran el sello definitorio del grupo. Roqueros, pero con sofisticadas armonías vocales.

Volviendo al asunto inicial, lo de acortarse el nombre y titular el disco Sweet Fanny Adams vino un poco forzado porque al parecer en inglés esa es una frase hecha. Por lo que he visto por ahí se trata de una expresión eufemística que se usa en el ejército para evitar decir algo mucho más gordo, una especie de “mecachis en la mar”. Les puedo apuntar como pista que en Sweet F.A. las siglas significan una cosa muy fea, esa palabra de cuatro letras que empieza por efe y que se emplea tan a menudo en ese idioma.

En este vídeo pueden comprobar que con eso de quitarse el artículo del nombre estos chicos de Sweet se pusieron de lo más grosero, muy en plan metal pesado total. Les doy otro dato que lo corrobora: en ese mismo disco incluyeron otra canción que se titulaba AC/DC, probablemente cuando el mundo aún no se había dado por enterado de que en Australia había otro grupo aún más heavy que ya respondía por ese nombre.

 

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Keep on Rockin’ 2012”, que fue publicado originalmente el miércoles 04 de enero de 2012.

Anuncios

Visto en el cine: Life Is Strange (Dallas Buyers Club)

Miércoles, 18 de febrero de 2015.-
Estamos en semana de los Oscar. Siempre al filo de la actualidad, en A70 nos hemos acordado de una peli premiada el año pasado… o tal vez hace dos, ya ni lo sé. Alabo el gusto de quien tuviera la idea de colocar esta olvidada melodía sobre algunas escenas de esas que ponen un nudo en la garganta.

Basada en una historia real, Dallas Buyers Club es una de esas raras películas en la frontera de lo comercial que aciertan con la tecla de las emociones auténticas y por eso acabó forrándose con toda clase de premios. Desde el punto de vista del rocanrol hemos de decir que si ya de por sí resultaba conmovedor el vínculo de amistad que se crea entre el bestia de Ron Woodroof y el adorable travestido Rayon, la canción de T. Rex puso nuestro corazón roquero al borde de la lágrima mientras sonaba de fondo.

T. Rex - Tanx
Tanx (1973)

No crean que Life Is Strange es contemporánea de la narración, hay algo más de diez años de desfase entre música e imágenes. El encaje se explica porque el mencionado Rayon lleva muy a gala que T. Rex es su grupo favorito y Marc Bolan su ídolo absoluto, lo cual tiene mucho mérito: su éxito en EEUU fue más bien fugaz; verlo aquí elevado a fetiche gay en el corazón de Texas es como si Bolan ganara esa batalla diez años después de muerto.

Marc se estrelló en un coche con su chica (¡tenía novia!) en 1977*, mientras que la peli sitúa el inicio de su historia a mediados de los 80, justo en el punto de inflexión en que el SIDA pasa de ser una enfermedad desconocida a acaparar la actualidad mundial. Al principio se pensó que se trataba de una especie de plaga bíblica enviada para aterrorizar a la comunidad homosexual por lo mucho que había pecado. Lo que no se sabía entonces, y mucho menos lo podía saber Woodroof, es que el virus justiciero no solo atacaba a ese colectivo, sino también a promiscuos, drogatas y puteros. El personaje interpretado por Matthew McConaughey reunía sobradamente todos esos requisitos pero, a pesar de estar en los huesos, tardó un tiempo en aceptar lo evidente: que un machote texano como él había pillado una enfermedad de mariposones.

Dallas Buyers Club
Entre los dos actores perdieron unos cuarenta kilos,
una vieja técnica para ganar premios en Hollywood

La vida eieies extraa-aña, la vida eieies extraña…” es más o menos lo que venía a decir la letanía que Marc Bolan repite a lo largo de la canción. Desde luego que lo es, más si se refiere a lo raro que fue que se cruzaran los destinos de dos personas tan opuestas como el vaquero Ron y el afeminado Rayon. Sin contar más sobre la película, mejor que la vean si es que no lo han hecho ya, sólo les diré que las circunstancias acaban forzando a estos dos tipos a montar juntos un negocio que llega a ser muy próspero. En la intimidad de su despacho, decorado con montones de fotos de tías en bolas, Woodroof se relaja contemplando a las chicas con una mano ocupada. La cámara hace un barrido mostrando las fotos hasta que el plano se detiene en una más o menos como esta.

Marc Bolan
No podrán negar que era realmente sexy

Woodroof se viene abajo de golpe y se pone a pegar gritos como un energúmeno: “¡Rayon, pedazo de maricón! ¡llévate al maldito Boy George lejos de mi vista!”… y el pobre Rayon acude a toda velocidad un poco ofendido por tener que explicar que ese tío no es Boy George. He visto cientos de chistes de rocanrol en toda clase de películas chorras, pero creo que ninguno tan bueno como este en un contexto de cine serio. Pues no, claro que no era Boy George, y en honor al entrañable Rayon, con Jared Leto bordando el papel tanto o más que McConaughey, en la película asoman otras dos canciones de T. Rex, una de ellas esta. Puede que les suene, creo que aquí la cantó un tal Auserón.

Este Ballrooms of Mars y también Main Man, el otro tema utilizado en Dallas Buyers Club, pertenecían al disco justo anterior al que incluía Life Is Strange. Según los ránkings, Tanx fue un disco de decadencia, casi sin repercusión en EEUU, mientras que este otro de aquí debajo sí marcó el mayor punto de popularidad de T. Rex en las listas yanquis. En cualquier caso, las tres canciones están muy bien tiradas en la película.

T. Rex - Slider
The Slider (1972)

Es un gusto que el cine nos dé la oportunidad de reencontrarnos con viejos grupos de toda la vida. A veces lleva uno la llama del rocanrol de capa caída y un golpe como éste la vuelve a poner en todo lo alto. Puede que vuelva a utilizar esta excusa para poder recuperar a los grupos más insospechados a próposito de alguna película… o puede que no, nunca se sabe. Ahora que caigo, no es la primera vez que estas cosas ocurren por aquí.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “¡Qué bonita Forrest Gump!”, que fue publicado originalmente el domingo 31 de julio de 2011.

* Postdata del día siguiente.- Releyendo esto he notado que el relato musical queda un poco corto sin explicar la muerte de Bolan, pues aunque sus circunstancias son bastante conocidas nunca se han contado en A70. Verán, el chico adoraba los coches y la velocidad, pero el asunto le daba tanto miedo que nunca se sacó el permiso de conducir. La madrugada de septiembre de 1977 en que su mini se empotró contra un árbol era su novia Gloria Jones quien llevaba el volante. Ella quedó herida, pero pudo contarlo; él no salió vivo del asiento del copiloto. Tenía 29 años, en las fotos aparecerá eternamente joven.

La orientación sexual de Marc Bolan se le supone, como el valor en la mili, pues era muy sospechoso que tanto al principio en Tyrannosaurus Rex como luego en T. Rex siempre formara dúo artístico con un percusionista, sobre todo cuando salían juntos en la portada de los discos. La verdad es que ni lo sé ni me interesa, pero fue curioso que poco después de entrar como corista esta cantante de soul estadounidense saliera del grupo Mickey Finn, el integrante original del dúo cuando pasó a llamarse T. Rex. El caso es que Marc y Gloria tuvieron un hijo y formaban una pareja feliz hasta esa noche fatídica. Nada más empezar ese mismo año habían dado muestras de querer dar un giro a su carrera publicando un primer single con una versión de Phil Spector, que ahí quedó a modo de epitafio.

Marc Bolan & Grace Jones - To Know You Is To Love You
To Know You Is To Love You (Single, 1977)