Últimas cassettes: Marc Parrot en la Cara B

Lunes, 24 de febrero de 2014.-
Una precisión al texto anterior: mi coche no es de 2004, sino de 2006. Como dije, tiene reproductor de cassettes y CD’s, pero solo los lee en formato tradicional, nada de mp3. Lo pregunté y me dijeron que imposible, que venía así de serie. Ya se anunciaba que los siguientes modelos vendrían con mp3 y sin cassette, así que me quedé bien satisfecho con la idea mítica de haber comprado el último coche que traía radio-cassette. La que seguro pertenecía a 2004 era la cinta que encontré en el otro coche, pues casi todas sus canciones se publicaron en ese año, incluida ésta.

Menuda sorpresa me llevé al escucharlo. Marc Parrot era uno de mis favoritos entonces, pero en algún momento le perdí la pista y ya ni recuerdo los años que llevaba sin oír nada suyo… bueno, del Chaval de la Peca sí, pero esa es otra historia. Repasando su discografía compruebo que lo que está sonando pertenece a Dos maletas, publicado en 2004 como ya habrán supuesto.

Marc Parrot - Dos maletasDos Maletas (2004)

Siendo un disco muy apreciable dentro de su genuino estilo para locos/para niños, la indiferencia con que fue recibido le debió de causar tal decepción que para el año siguiente Marc ya estaba grabando nuevo repertorio en catalán. Supongo que sería la salida más natural, refugiarse en lo más cercano y acogedor. Tengo ese disco, Mentider se llamaba y juro que intenté pillarle la onda, pero me resultó imposible. Ya era bastante complicado entrar en el Universo Parrot como para hacerlo en un idioma del que uno no conoce los entresijos. Ante semejante reto, los cuatro fans de más abajo del Ebro nos fuimos quedando por el camino.

Me intereso por saber qué ha sido de él en estos años y veo que ha tenido una intensa carrera repleta de proyectos en catalán, colaboraciones con TV3 y cadenas humanas. Sea culpa de los unos o de los otros, fue integrarse en la cultura oficial catalana y Marc desapareció del mundo exterior. No sé qué pensar. Imagino que en la separación de bienes que se negociará tras la in-inde-independència la nueva Cataluña se quedará con lo bueno y despreciará lo chungo; Marc Parrot será para los catalanes y el resto de españoles nos tendremos que conformar con El Chaval de la PK… españoles o como nos llamemos para entonces.

Marc Parrot vs Chaval de la PKLo cool, para Cataluña; la caspa, para España

En estos días de nostalgia parrotiana he vuelto a disfrutar con sus discos y he recordado lo raro que resultó el paréntesis de El Chaval de la Peca, algo así como una broma de mal gusto que se le fue de las manos. Llegó a ser un fenómeno de masas de tal calibre que era imposible no cruzarse con él en radiofórmulas, campañas de publicidad y hasta en una gala de los Goya. Un amigo crítico de cine que cubría el evento coincidió con él en la sala de prensa y se acercó a expresarle su admiración. Me contó que la situación fue tensa, que hablar sobre Marc Parrot con un tipo disfrazado de Chaval de la Peca resultó mucho más incómodo de lo que había podido imaginar. Así las cosas, Marc decidió asesinar al Chaval en 1999, enviándole a una gira por hoteles de Miami de la que nunca volvió. Supongo que, de acuerdo con Warner, el plan era relanzar a Marc Parrot manteniendo parte de la atención mediática de la que había disfrutado en su versión cañí. Pusieron todo el cuidado del mundo en la producción de Rompecabezas para que ese disco de reaparición fuera un éxito, pero el plan falló, no hubo manera. Y si no lo consiguió a la primera con apoyo multinacional las posibilidades de triunfar a la segunda se redujeron al mínimo con el mencionado Dos maletas, distribuido de forma mucho más modesta por el sello PIAS.

Como pueden comprobar, la cassette de grandes éxitos que me grabé en 2004 era en realidad una ilustre colección de fracasos y decepciones. El caso es que tenía a todos esos artistas en alta estima, apreciaba la lucha que mantenían para no verse relegados al cajón de las viejas glorias. Tras dar la vuelta a esa Cara A en que salía Josele Santiago, justo después de Marc me encuentro en la Cara B con otros supervivientes de los 90 a quienes les fue todavía peor… imagínense que después de este disco de 2004 jamás volvieron a publicar nada.

La Granja - ToboganTobogán (2004)

En su momento de esplendor, La Granja no llegó a ser exactamente un grupo superventas, pero sí que colocaron unas cuantas canciones en las radiofórmulas. Quizá se acuerden ustedes de La mala traición, Por quién doblan las campanas o Fuimos chicos rebeldes, la mayoría firmadas por el batería Miguel Gibert, auténtica alma de la banda en su rol de compositor. Puede que no entusiasmaran ni despertaran grandes pasiones, pero eran majos y caían bien a casi todo el mundo, quizá por la rareza de ser de Palma de Mallorca y obstinarse en mantener allí su centro de operaciones. Un error en definitiva, ya saben que quien se mantiene fiel a ciertos principios al final lo acaba pagando. Tal vez no habrían caído tan rápidamente en el olvido si se hubieran mudado a tiempo a la capital del reino, o al menos a la de los Païssos Catalans. Pasó el tiempo de las vacas gordas de su etapa Dro-Warner y para el cambio de siglo hicieron una intentona de reinventarse firmando por una indie, Grabaciones en el Mar, sin superar la maldición que les convirtió en invisibles.

Bueno, pues en su disco de 2004 había una canción que reunía todos los ingredientes para ser un hit: chico conoce chica que va al fútbol todos los domingos, estribillo resultón con referencia a futbolista famoso… pero ya no entró en ninguna lista.

De nuevo el error de aferrarse a su universo local… ¡mira que dedicar una canción al delantero centro del Real Mallorca! Así no hubo manera de interesar al gran público. Nadie reparó en ella hasta que unos años después Eto’o triunfó en el Barça y a alguien de la tele se le ocurrió usarla para ilustrar uno de esos montajillos que recopila jugadas de un futbolista con música de fondo. En fin, una pena. Pues sepan que La Granja sigue existiendo y son muy queridos en su tierra, no descarten que algún día den la sorpresa y volvamos a tener noticias suyas.

La Granja - Eto'o (Su jugador favorito)La chica y su jugador favorito

Lo que no quiero ni pensar es en el día que tenga que cambiar de coche o se me estropee la última pletina de cassette y el último vídeo VHS que tengo por casa. Puede que para entonces ya no se vendan en ningún sitio ni quede nadie capaz de arreglarlos. Supongo que muchos de ustedes no tendrán ese problema, pues ese material ya estará sepultado en un trastero o directamente en la basura, pero claro, no es mi caso. Así que cuando eso suceda… ¿qué voy a hacer yo con todas esas cintas?

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Un plagio tan grande como un zoo”, que fue publicado originalmente el viernes 16 de diciembre de 2011.

Anuncios

Algunos nombres propios del rock español de los 90

Domingo, 24 de octubre de 2010.-
En el texto sobre Buenas Noches Rose, me vinieron montones de nombres a la cabeza nada más escribir el primer párrafo. No quise ponerlos para no despistar y que la cosa se centrara en hablar de los Rose, pero ahora me apetece nombrar de corrido todos los que se me vayan ocurriendo.

Dover - Devil Came To Me Cantar en inglés con pose alternativa garantizaba
que nadie en los 90 tuviera un éxito de verdad,
salvo alguna honrosa excepción

En el rock español de los 90 la premisa era distanciarse de la anterior generación, esos grupos que habían triunfado cantando en castellano, y unos pocos cometiendo el pecado de ganar mucho dinero con la música. Así que totalmente prohibido escribir canciones que se entendieran y mucho menos que pudieran radiarse en emisoras convencionales. “Canto en inglés, canto en inglés, no entiendo lo que canto porque está en inglés”, sentenciaron Los Nikis con su genial simpleza. Eso fue el movimiento indie, un montón de gente con pretensiones artísticas y directamente olvidables. Pribata Idaho, Sexy Sadie, Vancouvers, Penelope Trip y Amphetamine Discharge eran algunos de los que al menos podrían tener un pase, con Australian Blonde y Los Planetas aspirando eternamente al ascenso a la Primera División. Nunca lo lograron del todo, esa máxima categoría solo fue alcanzada de verdad por Dover. Me van a disculpar, pero solo con mencionarlos se me viene a la cabeza otra frase chistosa que cantó Hank Roever al más puro estilo niki: “El diablo vino a mí y me habló en inglés”.

En los márgenes de lo indie había un montón de ramificaciones. Habría que poner en un extremo a los grupos más ñoños (Le Mans, Family, La Buena Vida, Fresones Rebeldes) y en el lado opuesto a los genuinos punk-roqueros fieles a la senda cazurra de los Ramones, gente como Shock Treatment, P.P.M., La Perrera, Señor No y Nuevo Catecismo Católico.

Había mucha más fauna practicando el género ruidista, desde los que se orientaban directamente al mundo demente (Patrullero Mancuso, Piolines, Cerebros Exprimidos) hasta los que, con pose intelectual, se alineaban con el universo nihilista de Javier Corcobado y el sello Triquinoise. Sin entrar en detalles sobre su atormentado estilo, estos por lo menos tenían la buena costumbre de ponerse nombres fascinantes: Vamos a morir, SuperelvisMil Dolores Pequeños, Bach Is Dead, Ebria Danza, Amor Sucio, Pachuco Cadáver, Los Bichos, 713avo Amor, Vírgenes Adolescentes

Tampoco hay que olvidar a los que, aproximándose al lado heavy de la vida, se ejercitaron en algo parecido a ese rap-metal que tan bien encajaba en los Festivales de tres días: Santa Fe, Psilicon Flesh, El Fantástico Hombre Bala, My Criminal Psycholovers, Tribu-X y, sobresaliendo entre todos con insoportable arrogancia, esos listillos de Def Con Dos, siempre dispuestos a sermonear al personal sobre las más variadas encarnaciones de la tontería mundial, un cajón de sastre en el que podía entrar Alfredo García, Puerto Hurraco, la etapa presidiaria de James Brown, la persecución a Salman Rushdie, Loquillo en su faceta de cantautor y, como Santísima Trinidad del Mal, la religión, la tuna y Yoko Ono.

J. Teixi Band - New CrónicasY mientras los nuevos grupos de los 90 contemplaban
su propio ombligo, los 
veteranos insistían
en algo tan obsoleto como el rocanrol

Por último, y volviendo a Loquillo, rindo homenaje a todos esos roqueros veteranos que pese a tener su fecha de caducidad cumplida se empeñaron en seguir dando guerra durante ese primer tramo de los 90. Menciono a algunos de mis favoritos: Burning, Las Ruedas, Los Ronaldos, Los Del Tonos, ProscritosDesperados, Ilegales, La Frontera, 091, Lagartija Nick, Los EnemigosDomingo y los Cítricos, Surfin’ Bichos, La Granja, los propios Loquillo & Trogloditas y, por último, Javier Teixidor, a quien tengo una admiración especial. Teixi aguantó con los legendarios Mermelada hasta mediada la década y luego se reinventó con la J. Teixi Band. Sigue siendo grande en el nuevo siglo.

Por culpa de Ilegales saco del armario mi colección de entradas

Viernes, 30 de abril de 2010.-
Gira de despedida de Ilegales. Viernes 23 de abril de 2010, día de San Jorge, última oportunidad para los fans madrileños. La cita es en una horrible sala próxima a la Plaza de España

Me iba a poner a escribir una especie de crónica del concierto en plan emotivo, recordando el puñado de veces que he visto a Ilegales… cada vez que presentaban en Madrid un nuevo disco, allí estaba yo sin falta. Para ilustrarlo en plan bonito se me ocurre rebuscar entre mi colección de entradas… y me despisto… me pongo a digitalizar todas las entradas que encuentro… las ordeno por fechas… la crónica de los Ilegales tendrá que esperar.

Con la tarea a medias, saco varias conclusiones. La primera: que a finales de los 80 andaba todo el puñetero día de conciertos. Las entradas lo demuestran, y además había montones de festivales gratuitos de los que no guardé un papelito que apuntale ahora el recuerdo. La segunda: que Ilegales nunca cayó en la trampa de tocar gratis ni tampoco se prodigaban en conciertos colectivos. Siempre tan suyos… presentándose ante el público sólo en momentos especiales y cobrando entrada, como debe ser… pero dejemos a los Ilegales para el próximo día. Voy a poner música, por ejemplo, de uno de sus teloneros de entonces.

En el futuro iré sacando jugo a todas estas entradas, incluso he actualizado uno de mis textos anteriores con mi fetiche número 1, la madre de todas las entradas: Stones, 9 de julio de 1982 en el Vicente Calderón. Pero hoy voy a sacar a pasear unas pocas de las que probablemente de otra manera nunca habría hablado. A finales de los 80 había en España un montón de grupos segundones que peleaban para abrirse camino entre los grandes santones de la movida. Todos esos grupos me motivaban… ya entonces me interesaba más el rock de los 70 que las modas pasajeras que venían de Londres, pero también me gustaba estar al tanto de lo que se hacía por aquí. Y esos músicos locales eran apasionados, se creían lo que hacían… a veces con más voluntad que talento. Así que me calzaba la chupa vaquera con peste a humo y me iba de concierto hasta tres y cuatro noches seguidas… De toda aquella generación solo triunfaron Los Ronaldos, y quizá también se recuerde como grupos de culto (qué mal suena eso) a Surfin’ Bichos y Los Enemigos. Pero había muchos más…

1-XI-86. Mermelada, uno de mis favoritos de siempre, rocanroleros en tierra de nadie y todavía en activo como J. Teixi Band

Potros y Sex Museum en Rock Club19-XII-1987. Los Potros y Sex Museum teloneando a un olvidado grupo garagero… ¡qué revoltosa era entonces la militancia mod!

Teloneros en Rock Club9-III-1988. Cardiacos, La Coartada, Deicidas y Los Flechazos se juntaron en un proyecto colectivo en el que casi todos eran leoneses

Pantano Boas en San Mateo16-IV-1988. The Pantano Boas, ruidistas con estética de Arizona… aunque vinieran de Barcelona

Fiesta Rock de Lux27-IV-1988. Qué buenos eran BB Sin Sed y qué juergas se corrían Los Enemigos y Siniestro Total compartiendo camerino… ¿sería esa noche cuando Julián Hernández abandonó la batería?

Festival en el Rockodromo29-IV-1988. Otro surtido por si ese abril alguien no había tenido suficiente… Los Elegantes eran de los mejores en directo, La Granja irrumpieron con fuerza desde Mallorca, y de Huesca llegaron los Mestizos con su célebre frase “los chicos de provincias somos así”

La Frontera en el Pabellón8-V-1988. Este año empezaron a cobrar un precio simbólico para este tipo de conciertos en San Isidro, que dejaron de ser gratuitos por culpa de la tantas veces recordada trifulca entre fans de Obús y La Polla Records

11-V-1989. Estos Mercenarios tocaban el rock más bestia de Sevilla cuando acompañaban a Dogo, pero se ponían solemnes si se juntaban con Silvio

Entradas del AgapoGaritos y Pubs. El Agapo fue sin duda el sitio más enano de todos los que programaban conciertos… y el más auténtico. Ya'stá y Siroco también molaban, sobre todo para ver a gente guapa como los Flying Gallardos, que luego se reconvirtieron en Red House 

Qué buenas sensaciones revivo con estos simples trozos de papel y algunos nombres que llevan impresos: La Herencia de los Munster, Rock Club, Sala Universal, San Mateo 6, Rockódromo… Algunas de estas van timbradas con avanzadas técnicas anti-falsificación, como en los eventos de postín, otras más bien son fotocopias cutres de bar de Malasaña. A veces compradas por anticipado en Discoplay, a veces gorroneadas en concursos radiofónicos, algunas obtenidas en taquilla tras interminables colas, otras en ventanillas semidesérticas…

Ansia (Mini LP, 1987), lo que sonó ahí arriba

No voy a decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero… ¡detesto tanto las entradas de cajero automático! Odio pasar por el aro de esas multinacionales de la venta de tickets y su abusivo impuesto revolucionario, llámese gastos de distribución. Miren que yo me ofrezco a ir en persona a retirar la entrada, pero aún así insisten en cobrarme la dichosa distribución… ¡panda de chorizos!