La compra de discos semestral (I)

Martes, 21 de junio de 2011.-
Ya no compro discos tan a menudo como antes. Hace tiempo vivía en Madrid y a cada paso uno se podía encontrar una tienda. Ahora ni lo uno ni lo otro. Quedan algunos héroes de la resistencia como Bangla Desh, Killers, La Metralleta y Babel, más el par de grandes superficies de la cultura que todos sabemos. Como no los tengo nada a mano, se me van pasando los meses sin acordarme… hasta que caigo en la cuenta y tengo que hacer una visita a la ciudad con un terrible síndrome de abstinencia. Esto suele pasar cada medio año, así que mis compras se suelen concentrar en diciembre-enero y mayo-junio, periodos en los que consigo provisiones para el resto del tiempo. Algunas veces hasta me compro discos repetidos. Como este.

Uff, vaya topicazo de clip de los 80, totalmente fiel al reglamento de chicas, motos y rocanrol. Eran los tiempos en que John Mellencamp todavía se hacía llamar John Cougar, y precisamente el disco que lo catapultó al estrellato. Me lo vuelvo a comprar porque se trata de una reedición de 2005 que trae como bonus la canción American Fool, que precisamente se quedó fuera de este LP titulado American Fool.

American Fool (1982)

Ese aspecto de felino americano le valió el apodo de Cougar, y tiene gracia porque un poco más abajo, en Venezuela, había otro Puma bastante menos roquero. Afortunadamente en pocos años sustituyó ese ridículo apelativo por su propio apellido, lo que nos evitó a sus seguidores de habla hispana las odiosas comparaciones con José Luis Rodríguez. Desde luego John Mellencamp era un nombre mucho más apropiado para una carrera seria y sin altibajos. Últimamente he vuelto a escucharlo porque sus últimos discos son excelentes, sobre todo Life Death Love And Freedom. Me di cuenta de que entre medias me había perdido un montón de trabajos de finales de los 90 y principios del nuevo siglo, así que ahora recupero su discografía tirando del hilo de Words & Music, un tremendo grandes éxitos de 2004.

Y aparte de otro reciente directo de Mellencamp, también he acaparado otras reliquias de segunda mano y series medias de muy diverso pelaje.

  • The Band – Cahoots
  • The Band – Islands
  • Van Halen – Best Of Volume I
  • Lynyrd Skynyrd – One More For/From The Road (Deluxe Edition)
  • Kiss – Hotter Than Hell
  • Soundgarden – Superunknown
  • John Mellencamp Life Death Live And Freedom

Bueno, lo de siempre: recopilatorios de clásicos roqueros a cual más duro, más reediciones de The Band repletas de bonus. Y lo del disco de Mellencamp no es una errata, aunque baile una letra. Life Death Live And Freedom es un directo de cuando John estaba empezando a presentar al público las nuevas canciones que iba a publicar en Life Death Love And Freedom. Los conciertos son de 2008, justo antes de que saliera el nuevo disco en estudio, pero este “Live” llegó a las tiendas en 2009 para seguir la estela de la buena acogida que tuvo “Love”. Ahí va una de las mejores del repertorio.

Anuncios

Otros encuentros Young-Dylan

Domingo, 22 de mayo de 2011.-
Sigo a vueltas con el anterior Blowin’ in the Wind. ¿Cómo es que a Neil Young, tan poco dado a hacer versiones, le dio por acordarse de Bob Dylan en la década de los 90? Quizá fue una forma de desmentir toda posibilidad de rivalidad entre ellos, quizá quiso reconocerlo como maestro y precursor. Hasta entonces, el momento más notorio en el que habían coincidido fue The Last Waltz, el concierto de despedida de The Band en 1978, con peli de Martin Scorsese incluida. Allí Neil mostró su lado más folkie y puso el dedo en la llaga interpretando Helpless, tan sospechosamente parecida al Knockin’on Heaven’s Door dylaniano. ¿Que cuál fue primero? Yo solo sé que la de Neil Young se publicó en 1970, tres años antes que la de Dylan.

Emocionante, con Joni Mitchell haciendo coros en la sombra. Es lo menos que se espera tratándose de la flor y nata del rocanrol, impecable y sin sorpresas. En las reuniones de dinosaurios del rock de los 70, cada artista permanecía bien ajustado al papel que le dio prestigio. Nadie iba a apartarse de la ortodoxia justo cuando el factor punk amenazaba con convertirlo todo en un esperpento. En cualquier caso, tuvo mérito que Neil Young se atreviera a cantar Helpless acompañado por los músicos de Dylan.

Crosby, Stills, Nash & Young - Dèjá VuNeil aportó Helpless a su primera colaboración
con Crosby, Stills & Nash (Dèjá Vu, 1970),
mientras que Knockin’ on Heaven’s Door
se publicó en Pat Garret & Billy The Kid (1973)
Bob Dylan - Pat Garrett & Billy The Kid

Bien distintos fueron los 90. La cosa grunge había dado un vuelco a la situación que permitió cuando ya menos se podía esperar que los viejos roqueros volver a disfrutar de buena prensa. Neil se sentía de lo más cómodo experimentando con guitarras sucias, así que el siguiente encuentro con Bob siguió ese derrotero. Fue en el famoso Concierto del 30º aniversario, ese en el que la tonta de Sinead O’Connor se apropió de su minuto de gloria al romper una foto del Papa… en fin, en toda fiesta tiene que haber un patoso que avergüence al anfitrión y a los invitados. Fue castigada a no salir en el disco, qué menos. También Neil Young mereció protagonismo en aquel evento, aunque éste al menos por méritos exclusivamente musicales. Vean el lugar preferente que ocupó en la segunda “B” de la portada.

The 30th Anniversary Concert Celebration (1993)

Mirando la carpeta de este triple en directo descubro que es el último de Dylan que tengo en vinilo, justo ahí me pasé al CD… qué cosas. En esta nueva cita de megaestrellas al estilo “último vals” la excusa para la reunión era celebrar los treinta años de Bob en el negocio, con gente tan distinguida como Eric Clapton, George Harrison, The Band, Lou Reed, los chicos de Pearl Jam, Tom Petty, John Mellencamp y Roger McGuinn repartiéndose lo más goloso del repertorio. Johnny Winter y Ron Wood pusieron el toque más roquero, mientras Neil insistió con su faceta áspera, rasgando guitarra en All Along The Watchtower y Just Like Tom Thumb’s Blues.

Bob, Neil y Eric en plan amiguetesNeil en estado de gracia… ¡consiguió que Bob se riera!

Bien elegido: el “blues de Pulgarcito” y la “atalaya”, pero la atalaya pasada por Hendrix, por supuesto, Incluso Dylan adora la versión de Jimi. Lástima que en youtube estén vetadas todas las grabaciones oficiales de Bob Dylan, pero a cambio podemos ver esta otra actuación de 2004 en la que Neil Young aparece acompañado por unos señores de los 90 que ya fueron mencionados en el párrafo anterior.