Nube de favoritos (II Aniversario)

Martes, 6 de diciembre de 2011.-
Han pasado ya dos años desde la inauguración de Atascado en los 70. Al principio, la nube de favoritos reflejaba simplemente lo que iba saliendo en los primeros textos. Después de todo este tiempo charla que te charla, pueden comprobar que ya salen en grande los nombres que tienen que salir.

La nube de A70

El número 1 indiscutible no hace falta ni nombrarlo, es exactamente el que estaba previsto. Sí querría destacar una curiosidad: de todos los integrantes de ese grupo, Ron Wood resulta el sorprendente vencedor. Claro, es doblemente citado porque también perteneció a Faces, otra banda predilecta de este lugar. En 1974, cuando los Faces estaban ya a punto de separarse, hubo algunos momentos especiales en los que Ronnie tuvo como invitado a su futuro compañero Keith Richards… ¡y encima tocaron una del abuelo Chuck!

Igual que no he nombrado a los campeones de este blog, tampoco lo haré con el segundo ni con el tercero. Lo que no tenía previsto a estas alturas es que el nombre del rey de Memphis superara en tamaño al del cascarrabias de Minnesota, pero está visto que el de Tupelo es algo así como la salsa que no puede faltar en ningún plato. Y eso por no hablar de los chicos de Liverpool, que muy a menudo son mencionados casi sin pretenderlo.

Los nombres que no voy a evitar poner son todos los que vienen después. Me llena de alegría que aparezcan Neil Young, The Who, Rod Stewart, Burning, Ilegales, Bo Diddley, Chuck Berry, los Animals, Ike & Tina Turner, los Byrds, The Band, Ñu, Ramoncín, la J. Teixi Band…  Espero seguir hablando de ellos para que sus nombres vayan saliendo cada vez más y más grandes.

Y como es costumbre en Atascado en los 70, tengo que poner la portada del disco protagonista de cada texto. Como en éste no queda demasiado claro, ahí va el increíble recopilatorio de Rod y los Faces que me permitió descubrir esa maravilla de Sweet Little Rock’n’Roller.

Changing Faces (2003)

Rock con alma, rock con rollo

Viernes, 18 de marzo de 2011.-
Una de las cosas que más me agrada del nuevo disco de M-Clan es que ellos mismos lo definan como Rock & Soul.Me encanta esa etiqueta. No es un género cualquiera, es rock con alma.

No se menciona mucho la marca Rock & Soul, pero si alguien lo hace inmediatamente pienso en Humble Pie. O en Ike & Tina Turner. Blancos aproximándose al soul, negros aproximándose al rock. La dureza de la piedra, la profundidad del alma. Me gusta.

Las palabras ayudan a definir la música. Aunque muchas veces sea una chorrada para facilitar la tarea de clasificarla, otras resulta útil. “Rock” es el sustantivo, pero varía de forma significativa según el adjetivo que lo acompañe. Rock sureño, rock vocal, rock duro, rock progresivo, folk-rock, blues-rock, funk-rock , punk-rock … la cosa cambia bastante según el calificativo. Y si eliminamos cualquier clase de adjetivo, tendríamos solo “Rock” a palo seco. Más o menos una cosa potente y sincopada como el My Sharona de The Knack. Seco, cortante, sin aditivos. Energía pura. Muy estimulante para según qué momento y qué lugar, pero a mi modo de ver le faltaría algo. Les pasa a veces a los chicos del power pop en momentos en que van pasados de anfetamina. Y también a algunos heavys cuando se dejan arrastrar al lado oscuro de la fuerza. Pueden facturar un “Rock” muy potente, pero sin nada de “Roll”, y eso no puede ser. Como dijo en cierta ocasión el gran Silvio, el “Roll” es verdaderamente la madre del cordero.

De aquellas 24 Horas de Música y Radio celebradas en el antiguo Palacio de los Deportes todo el mundo recuerda cierta ocurrencia de un alcalde de Madrid (“el que no esté colocado…”), pero yo prefiero sin dudarlo esta otra de Silvio: “Yo le digo a los jovenes que, de cierta manera, el roll es la madre no solamente del rock sino de la guaracha. Avanti con la guaracha”. Autor de frases maravillosas y también de increíbles discos, el sevillano Silvio Fernández Melgarejo sentaba cátedra cada vez que hablaba. Importa el Rock, pero también el Roll. Corrían los 80, y tuvo que llegar Silvio para advertir a los modernos que era un gran error apartarse del camino del roll.

Fantasía Occidental (1988)

Esta portada capta el halo místico de Silvio, una especie de santón del rocanrol que se aparece a sus fieles en una plaza de Cádiz con su grupo Sacramento. La cosa tiene su miga, pues en los 80 era casi obligatoria la estética colorista y juvenil, y este señor mayor iba vestido de traje. No se sabía muy bien si era por reverenciar a Elvis y a Eddie Cochran, o porque volvía de una procesión de Semana Santa. Tampoco quedaba claro si tras esa percha tan anacrónica se escondía un genio o solo un pobre hombre que tenía cierta gracia bajo los efectos del alcohol. Y otro asunto bastante complicado era averiguar cual era el idioma en que cantaba: italiano, francés, galaico-portugués… cualquiera sabe. Lo único seguro es el acento de Sevilla. Roll, algo de swing y también alma. Pero alma católica y romana, nunca protestante.

Y las Ikettes tampoco estaban nada mal

Sábado, 12 de marzo de 2011.-
Ya que acabamos de mencionar que The Ike & Tina Turner Revue era una apisonadora en directo, conviene no pasar por alto a The Ikettes. Hasta que, llegado el tercer o cuarto tema, el speaker de turno anunciaba la aparición de Tina en plan superestrella, el show comenzaba con una parte instrumental a toda máquina para lucimiento de The Kings Of Rhythm, el grupo de esbirros a las órdenes de Ike Turner, y enseguida las tres coristas calentaban al público con varias canciones.

Así empezaba siempre… instrumental a cargo del grupo, luego presentaban a las chicas, que se cantaban un par de temas como Sweet Inspiration o Everyday People, y justo después salía Tina. Entonces las Ikettes bailaban a su alrededor, le hacían los coros y reían las gracias de Ike. Por cierto, el nombre que pusieron a estas chicas no podía ser más políticamente incorrecto, The Ikettes… vamos, que este hombre no tenía ningún empacho en que los demás pensaran que tenía un harén a su disposición. Pero volvamos a la música. Veamos a las Ikettes arropando a su jefa en esta maravilla con la que Phil Spector los catapultó al éxito y que tanto fascinó a Eric Burdon & The Animals.

POSTDATA 17/07/2012:
A instancia del Sr. Marina, sustituyo el caído Everyday People. No he encontrado videos en que salgan directamente las Ikettes, así que si quieren saltarse la parte instrumental vayan al minuto 03:30 y aguanten al presentador hasta que anuncia a las “three very lovely young ladys”… Si lo que quieren es un disco en directo de esa época gloriosa, este sería el adecuado.

What You Hear Is What You Get (1971)

Más sobre The Ikettes en:

http://balbinositio.zymichost.com/balbinoblog/archives/781

El día en que Ike y Tina se lo hicieron en directo

Domingo, 6 de marzo de 2011.-
Ya mencioné que la relación de pareja entre Tina y Ike Turner daba mucho juego para guiones cinematográficos sobre vidas desgarradas y para crónica rosa en general. Sin entrar a valorar la catadura moral de Ike, claramente el malo de la película, lo cierto es que hubo un tiempo en que el salvajismo inherente al dúo se utilizó sin remilgos como recurso artístico y comercial. Y funcionaba, vaya si funcionaba. La música que salía de la mente de Ike tenía fuerza por sí misma, pero lo que la propulsaba a las alturas era la intensidad escénica de Tina. Sobre las tablas, en presencia de miles de espectadores, marido y mujer practicaban todo tipo de jueguecitos sexuales más o menos simulados que levantaban admiración y muchas más cosas. A su lado, Jim Morrison y su famoso escándalo masturbatorio quedaría a la altura de un tierno ejercicio escolar.

Menuda pareja de guarrillos… mira que utilizar el clásico de Otis Redding como apología del sexo oral… “Puedes pedirme cualquier cosa que tú quieras que yo te haga”, dice Ike. Entonces Tina se hace la interesante y pregunta: “¿De verdad me deseas?”. “Te deseo, porque tú tienes lo que yo quiero”, responde Ike, toma aire y añade “y me gusta comérmelo, cariño”, por si no había quedado claro. “Tú tienes lo que yo quiero”, asegura ella, “y tú tienes lo que yo necesito”, responde él por mostrarse totalmente de acuerdo con su esposa. Y se insinúan el uno al otro, y se lamen, se sorben, y Tina gime y acaba gritando “come on baby, suck it to me, suck it to me one more time”.

Tengo entendido que se montaban este simpático teatrillo cada vez que interpretaban I’ve Been Loving You Too Long, pero esta parece la única actuación que quedó inmortalizada en imágenes. Alguno de los que ha subido este vídeo a youtube lo sitúa en el Festival de Altamont de 1969, quizá porque la cosa encajaba muy bien en ese año. Es cierto que Ike & Tina telonearon a los Stones en multitud de ocasiones, pero ellos no estuvieron en el maldito concierto en que los Hells Angels asesinaron a un espectador. En realidad las imágenes pertenecen a otro festival celebrado en 1971 nada menos que en Ghana. A alguien se le ocurrió que sería bueno trasladar los sonidos más negroides de EEUU a la madre África, y quedó registrado en esta película.

Soul To Soul (1971)

Más sobre Ike & Tina Turner en:

http://balbinositio.zymichost.com/balbinoblog/archives/766

Ike & Tina Turner, mejor no hablar de ciertas cosas

Lunes, 2 de noviembre de 2009.-
O sea, que tratándose de esta pareja, mejor hablar solo de música. Tina Turner, una voz salvaje y una bestia sobre el escenario. Ike Turner, adelantado a su tiempo y genio absoluto… pero menudo tipejo. ¿Valoramos a los artistas por su obra o por su calidad humana? ¿Se puede admirar el trabajo de alguien detestable? ¿Quemamos la filmografía de Polanski?

Seguidor de la idea que Chuck Berry tenía del negocio, el joven Ike Turner sabía que como guitarrista negro tenía que concentrar su enorme talento en una sola dirección: vender su arte a los blancos y hacerse rico. Ya al principio de los 60, mucho antes de que los Beatles cruzaran el Atlántico, Ike había diseñado un sonido vigoroso orientado a un mercado rock que todavía no existía, nada que ver con los vocalistas negros de su época. En directo saltaban chispas entre Ike y Tina, ella lo provocaba como una hembra valerosa y desafiante, y así el ego del macho engordaba y engordaba, feliz de sentirse el jefe de la manada.

Después, el orgulloso Ike fue apuntándose a todas las tendencias que tuvieran ventas garantizadas: funk, soul, rock, producciones de Phil Spector, versiones de éxitos ajenos de Beatles, Stones, Stevie Wonder, Sly Stone, autoversiones hasta el hartazgo del repertorio propio… Llegados a los 70, Ike & Tina se integran hábilmente en la resaca posthippie. No hay más que ver la portada de Workin’ Together.

Ike & Tina Turner - Workin' TogetherWorkin' Together (1971)

Intercaladas entre sus composiciones, logran uno de sus mayores éxitos con una vibrante versión del Proud Mary de la Creedence y se apuntan también a los dos últimos singles de los recién separados Beatles, Get Back y Let It Be, imagino con qué intención. En la canción que da título al disco, Tina canta de forma conmovedora al amor y a la hermandad universal, aunque luego, en el calor del hogar, se repartiera algo más que besos.

Más sobre Ike & Tina Turner en:

http://balbinositio.zymichost.com/balbinoblog/archives/3