Hoy no iré al Bernabéu a escuchar The River

Sábado, 21 de mayo de 2016.-
Pues no, no peleé por una entrada de Springsteen en esa mañana disparatada de venta on-line en la que se agotó todo un aforo del Santiago Bernabéu en apenas unas horas… ¿pero tanta gente hay en España cuyo corazoncito roquero quedó marcado por The River? Si cuando ese disco salió en 1980 por Madrid solo se enteraron Ramoncín, su amigo de Discos Melocotón y cuatro más…  Diría que la gran mayoría de los que van a ir hoy al estadio solo reconocerá Hungry Heart, la propia The River y poco más. No hagamos más sangre: los afortunados que estén allí esta noche disfrutarán de un grandioso espectáculo de rock y los menos entendidos quizá descubran una decena de maravillosas piezas de The River que nunca habían oído antes. Entre ellas esta.

Un colega me envió la crónica del concierto del Nou Camp de hace una semana y acabo de leerla. Parece ser que en sus queridos USA el amigo Bruce tocó el repertorio de The River en su integridad, pero para la gira europea alguien calculó que si a The Price You PayPoint BlankI Wanna Marry You y Drive All Night se le añadían Stolen Car, Independence Day, Fade Away o Wreck on the Highway las masas aullantes podrían caer en estado de somnolencia; mejor prescindir de unas cuantas. Así que Gira The Ties That Bind sí, pero sin poner en peligro la liturgia (y los millones) del rock de estadio. Es, como dice Ignacio Julià en su crónica de El País, el precio que pagamos.

Bruce Springsteen - The Ties That Bind. The River Collection
The Ties That Bind. The River Collection (2015)

En una gira de esta magnitud hay mucha pasta en juego y tampoco es cuestión de renunciar a una parte de los beneficios por subir tontamente el listón de los criterios artísticos. Aunque la edad del Boss empieza a ser preocupante, el tío sigue en plena forma como para todavía no levantar el pie del acelerador en lo que a giras mastodónticas se refiere. Lo que ocurre es que los buenos aficionados percibieron la cajita conmemorativa del 25º aniversario de The River como una gran oportunidad para ver a Springsteen sobre un escenario con planteamientos un poco distintos. Luego se anunció la gira, salieron las entradas a la venta y pasó lo que pasó. Es lo que hay, no es ni bueno ni malo pero es inevitable sentir un poco de pena. Bueno, eso pienso ahora, porque aquella mañana de entradas agotadas, en plena indignación por el colapso informático y los sospechosos canales de reventa que se activaron de forma inmediata, tuve un ataque de desprecio al público del rock de estadio y se me ocurrió una idea maligna: para validar las entradas habría que responder a un pequeño examen a la puerta del Bernabéu. Tampoco excesivamente difícil, por ejemplo: “Dígame usted el título de 10 canciones de The River… ¿Que no sabe…? Pues lo siento, no puede pasar. Queda usted descalificado… que pase el siguiente” y finalizado el proceso tendríamos que el número de suspensos aconsejaría reubicar el concierto en el campo del Rayo y, aún así, con algunos huecos libres en las gradas de Vallecas. Los allí presentes estarían cualificados para vivir un concierto inolvidable, que esta vez no empezaría con Badlands, como en las anteriores catorce giras, sino con la canción apropiada para la ocasión, exactamente esta.

Y siguiendo con el delirio, imaginaríamos sobre el escenario al Springsteen glorioso de finales de los 70 que ya andaba echando a rodar en directo las nuevas canciones compuestas para su siguiente LP, que iba a ser sencillo pero que se fue complicando hasta materializarse en el doble disco de vinilo cuya existencia estamos celebrando en la actual gira. Total, que para los que nos encontramos en semejante estado de nostalgia veo mucho más productivo gastarse 100 euracos en la edición deluxe de The Ties That Bind para degustar los tres DVD’s repletos de apabullantes conciertos de aquella época más el correspondiente documental que emplear la misma pasta en una entrada para ver aproximadamente el mismo concierto que la vez anterior y la vez anterior a la anterior. Ya sé que la excitación de compartir espacio con miles de almas es incomparable, pero en casa acompañado por una caja de botellines tampoco se está tan mal.

The Ties That Bind. The River Collection (Deluxe edition)
La caja deluxe en todo su esplendor

Dejando de lado lo que pudo haber sido y no fue, tampoco hay que ser demasiado aguafiestas, así que lo elegante será desear a los que tienen entrada para ver hoy a Springsteen que pasen una noche memorable. Lo doy por seguro para quienes vayan por primera vez; los que repiten revivirán experiencias felices. Yo mismo me acerqué a verlo en su penúltima visita a ese mismo estadio, una vez que hubo entradas de sobra. Allí me presenté con mi camiseta del Atleti para dejar las cosas claras y mereció la pena, aunque la cosa fue más o menos igual: repertorio de grandes éxitos para contentar a las masas intercalando dos o tres rarezas de The Promise para deleite de los aficionados pata negra. Ahora me sigue apeteciendo ir a conciertos, pero a aquellos en los que no tenga que pelearme con nadie por la entrada ni pagar gastos de gestión abusivos a empresas mafiosas. A la vuelta de Milán, donde tenemos un asuntillo pendiente, quizá me pase por el Calderón para ver a Paul McCartney jugando en casa, o quizá vaya al Nuevo Apolo, que tiene anunciado a Graham Nash, tíos grandísimos a los que supongo fuera del circuito de la reventa y la especulación on-line. Y si se agotan las entradas, pues me vuelvo por donde he venido y tan contento.

Y como me gusta mucho esta canción, pues aquí se la pongo otra vez, ahora en versión karaoke subtitulado. Hala.

NOTA POSTCONCIERTO: De vuelta de una visita familiar en Madrid, no pude evitar desviarme hacia la Castellana. En doble fila, con las ventanillas bajadas, escuchamos un par de minutos de Point Blank hasta que un policía nos echó… qué envidia. Luego en casa haciendo cuentas con los setlist compruebo que en Barcelona y San Sebastián cayeron 12 y 13 canciones de The River, mientras que en Madrid la cosa se redujo a 7… ¿acasó fue anoche el comienzo de la ‘Gira Born in the U.S.A.’? 9 canciones nada menos, casi el disco entero… imagino el mosqueo que se pillarían algunos. Como único consuelo para los madrileños, decir que en Lisboa solo sonaron 3: Hungry Heart, The River y Out in the Street… menos mal que nos queda Portugal. Si quieren escuchar un concierto bueno de verdad, aquí tienen uno de Nueva York del mes pasado, donde sí hizo lo que debía: tocar en orden las 20 canciones de The River y terminar con algún outtake, versiones y los bises más inevitables.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Southside Johnny estuvo en Madrid (Amigos de Bruce II)”, que fue publicado originalmente el jueves 22 de agosto de 2013.

Últimas canciones de los Stones (I): A Bigger Bang (2005)

Domingo, 6 de septiembre de 2015.-
Justo antes del verano los Stones dieron un concierto sorpresa en Los Ángeles, poniendo las entradas a la venta apenas un par de horas antes del evento al precio de 5 dólares. Los afortunados pudieron escuchar en orden todo Sticky Fingers, que era el último lanzamiento de la banda en la habitual reedición deluxe con extras, demos y directos. Me parece muy bien y me gusta la idea, pero uno echa de menos los tiempos en que el grupo se esforzaba en grabar material nuevo. Y es que para encontrar su último disco en estudio hay que retroceder nada menos que diez años.

Potente, con garra y el punto guarrillo que siempre debe tener una letra de los Stones. Los gallos y las gallinas, los pollitos y las pollitas… parece que algunos dobles sentidos con animales de granja funcionan lo mismo en inglés que en español. Rough Justice es en mi opinión la última gran canción de la banda, para mi desgracia asociada a una de las decepciones más grandes que me he llevado en un concierto. Les cuento: su visita al Calderón de la gira de Forty Licks me pareció de lo mejor (Licks World Tour 2002–2003), con músicos de superlujo y los viejos Stones luciendo un inesperado esplendor justo en el límite en que unos y otros andaban celebrando su cumple número 60. Esperaba repetir sensaciones con su siguiente show (A Bigger Bang Tour 2005–2006), en el que precisamente iban a presentar su flamante disco de nuevas canciones, pero entonces sucedió lo del cocotero y la gira se suspendió casi tres meses entre abril y julio de 2006. Hubo que reestructurar las fechas y a la cita del Vicente Calderón le tocó esperar hasta el verano siguiente.

The Rolling Stones - A Bigger Bang
A Bigger Bang (2005)

La sorpresa que nos llevamos en junio de 2007 es que las canciones de este disco habían desaparecido por completo del repertorio. Así fue al menos en Madrid, como atestigua esta página que todo lo sabe en materia de set lists. Vamos, que la gira de treinta conciertos por Europa de ese verano ya no era Bigger Bang Tour ni por asomo, sino una especie de añadido para quedar bien con los afectados por las afonías de Jagger y las cirugías a cráneo abierto de Richards del verano anterior. He cotilleado el listado de un par de días después en El Ejido y al menos allí sí que tocaron Rough Justice… ¡suertudos almerienses! Creo que en Lisboa, Barcelona y San Sebastián también pudieron escucharla, así que el feo detalle de atizarnos un concierto sin rastro de Bigger Bang nos lo reservaron solo a los madrileños. Pues qué bien. Me sentí un poco estafado por ver de nuevo a los Stones convertidos en una maldita banda de revival, que eso de repasar los ‘greatest licks’ ya lo habían hecho en el concierto de 2003. Tan mal sabor de boca me quedó que a su siguiente visita a mi ciudad (14 On Fire 2014) ni me molesté en ir, pues para colmo eligieron otro estadio mucho más grande, pero bastante más antipático y sin un ápice de pedrigrí stoniano. Cuanto más lo pienso más me enfado, así que mejor cambio de tema.

En el afán por calmar mi sed de nuevo repertorio, he encontrado esto. Se trata de Under The Radar, uno de los descartes de A Bigger Bang. Pudimos escucharla un poco después, cuando se reeditó el disco en una edición especial con un DVD añadido y ahí, entre los contenidos extras del DVD, se podía acceder al audio de dos canciones perdidas. Ya se sabe que si quedaron excluidas del listado de A Bigger lo normal es que fueran peores que las que sí pasaron el corte, pero no sé, tampoco están tan mal, desprenden el dulce encanto de los bonus track. Y además, en estos momentos de carestía una canción de los Stones es una canción de los Stones, un argumento un poco tonto pero que puede tener valor en sí mismo. Quien no se consuela es porque no quiere.

A Bigger Bang Special Edition
La edición deluxe de A Bigger Bang

Este verano, por unas cosas o por otras, he sentido cierta nostalgia Stone. En una de las entrevistas que concedió con motivo del nuevo Sticky Fingers, reconoció Jagger que él siempre sigue componiendo y que tiene nuevas canciones que por supuesto podrían encajar en un nuevo álbum de los Rolling Stones. Ojalá fuera verdad. En cambio su socio Richards no solo las compone sino que va el tío y las publica: su tercer disco en solitario, Crosseyed Heart, verá la luz este mes de septiembre, todo un acontecimiento teniendo en cuenta que el anterior es de 1992. Ya hay canciones circulando por ahí, pero cada cosa a su tiempo. De momento escuchemos Don’t Wanna Go Home, la otra canción perdida de las sesiones de A Bigger Bang, última ocasión en la que la banda al completo se juntó de verdad en un estudio para grabar un disco de verdad. Esperemos que los rumores se hagan realidad y pronto se convierta en la penúltima.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “No espero a una dama, estoy esperando a un amigo”, que fue publicado originalmente el domingo 23 de enero de 2011.

Esto ya lo había advertido Nancho Novo hace mucho tiempo

Jueves, 4 de diciembre de 2014.-
Como es costumbre un fin de semana sí y uno no, el domingo pasado me acerqué al estadio a ver a mi equipo. Unas horas antes, en la previa del partido, cerca de allí se pelearon a muerte varios cientos de descerebrados que decían representar a las respectivas aficiones. Menuda mentira. Sin antecedentes de especial rivalidad futbolística entre el Atleti y el Dépor, ellos sabrán cuáles eran esas deudas que necesitaban saldar. Durante el partido se palpaba un silencio culpable, era difícil no sentir la vergüenza de compartir colores con semejantes energúmenos. Todavía un poco noqueado, caigo en la cuenta de que hace más de diez años alguien escribió la canción sobre lo sucedido con una precisión que asusta.

Este Baja triste el Manzanares pertenece a un disco de Nancho Novo y los Castigados sin Postre que casi nadie ha visto nunca. Tan raro es que ni siquiera existe en youtube, de ahí que solo haya encontrado esta toma en directo cazada al vuelo en el Gruta 77. Falta la primera estrofa, pero la pongo aquí debajo para que no se pierdan ustedes ni una palabra.

Baja triste el Manzanares
Cuando cruza el Calderón
Rojo y sangre el Manzanares
Al pasar el Calderón
Yo me acerco a consolarlo
Por si me consuelo yo

Cuando llora el Manzanares
Se me inunda a mí el salón
Allá por el Calderón

Andaba triste Nancho por la orilla del río a causa de una ruptura sentimental justo por las mismas fechas en que mataron a Aitor Zabaleta. Fue asesinado a finales de los 90 por los mismos criminales en el mismo estadio, con el agravante de que Zabaleta no era un ultra sino un hincha pintoresco a la vieja usanza, una especie de Manolo el del bombo donostiarra. Nancho Novo le dedicó unas estrofas de su canción sin sospechar que todas esas metáforas que entonces escribió sobre la sangre derramada en el río Manzanares se cumplirían ahora al pie de la letra y, lo que es peor, con el equipo de sus amores involucrado. Porque sepan que Nancho es coruñés y del Deportivo, un destacado integrante de la numerosísima colonia deportivista que reside en Madrid. Creo recordar un personaje suyo que seguía con pasión un partido televisado del Superdépor en un bar de la capital repleto de gallegos, puede que la peli fuera Finisterre. Una escena muy autobiográfica. Gallego, futbolero, actor, roquero y ahora también visionario. Esta faceta de Nancho parece Cousa de meigas, que por cierto era otra de las canciones del disco.

Nancho Novo y los Castigados sin Postre - Con mucha suavidad
Con mucha suavidad (2002)

Si este CD casi nadie lo ha visto jamás, yo nunca lo conseguí, fue porque se publicó en Discos en la Arena un par de semanas antes de que el sello desapareciera de la faz de la tierra. Creo que pasado un mes Nancho trató de relanzarlo con licencia propia, pero a la vista está que no lo consiguió. Así, el segundo trabajo de los Castigados sin Postre se convirtió en un disco fantasma. El primero, Confieso que he bebido, tampoco es que se viera mucho por ahí, pero algún ejemplar se pudo pillar. Tras grabar en dos sellos casi clandestinos, el grupo ya ni se molestó en publicar un tercer disco. Pese a terminar su carrera discográfica en aquel temprano 2002, el grupo de Nancho Novo nunca dejó de actuar por las salas madrileñas cosechando incluso algún que otro hit de directo de esos que corren de boca en boca.

Nancho Novo y los Castigados sin Postre - Confieso que he bebido
El disco de debut en 1996

La primera vez que oí de pasada Baja triste el Manzanares me hizo mucha ilusión que mencionara al Vicente Calderón y quise añadirla a mi colección de canciones atléticas. Un amigo me advirtió: “que no es del Atleti, que es contra el Atleti”. Pues en parte sí y en parte no. Simplemente refleja la tristeza que producen algunas cosas que ocurren cerca del estadio y a lo más que llega es a llamar “cabrón” al asesino, pues venía a huevo por rimar con Calderón. Cuando al fin conseguí el disco, descargado en mp3 puesto que en CD nunca apareció, comprobé que todas las canciones, incluida Baja triste, tienen algo de temática amorosa. Amor sincero, amor descarnado, amor gamberro, amor imposible… lo que Nancho vino a definir como “género guarromántico”, que no se sabe muy bien lo que es pero puede uno imaginárselo contemplando el color de las sábanas de seda que se ven de fondo.

Nancho Novo y los Castigados sin Postre - Con mucha suavidad (contraportada)
La contraportada también era guarromántica

Le gustó tanto su propia ocurrencia que varios años después publicó una novela guarromántica y utilizó para la tapa la misma foto con los dedos de la chica sobre su boca entreabierta. El debut literario de Nancho Novo se tituló El solateras, con ese mismo diseño de verdadero buen gusto. La prueba de que el disco y el libro existieron son estas fotos que he conseguido en amazon, donde tienen el CD a la venta por 8 euros. Si es verdad, precio de locura. Les dejo con Cousa de meigas, antes mencionada a propósito de los poderes adivinatorios de su autor. La canción es tan condenadamente buena que incluso fue de las más aclamadas del recopilatorio Tonterías de Verano 2013.

Para terminar, permítanme un desahogo futbolero. Me repugnan los ultras, los de mi equipo y los de todos los demás, aunque puedo llegar a comprender que entra dentro de lo normal que los ultras hagan el ultra. Lo que me horroriza y me preocupa es el comportamiento de gente supuestamente normal que se sienta a pocos metros de donde yo lo hago, la cantidad de individuos repartidos por todo el estadio que se mimetizan con los cafres del fondo sur. A lo mejor no son tantos, pero hacen mucho ruido y uno solo de ellos es capaz de arruinar el partido a los veinte o treinta que tiene a su alrededor. Escuchar lo que dicen y contemplar lo que hacen llega a ser insufrible.

Y harto de ese integrismo atlético consistente en dedicar palabras ofensivas a toda clase de colectivos, ya sea aludiendo a su raza, orientación sexual o gentilicio, harto de los insultadores compulsivos, me he quedado aquí muy a gusto hablando de un señor del Dépor que dedicó una canción a un aficionado de la Real Sociedad. Y ya puestos, aprovecho también para confesar que tengo amigos sevillistas… vaya desastre, debo de ser un atlético defectuoso, uno de esos aburridos comepipas como suelen decir despectivamente los alegres chicos de la esvástica.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Arteche”, que fue publicado originalmente el sábado 16 de octubre de 2010.

Partido a partido, final a final

Martes, 22 de abril de 2014.-
Ya saben que en A70 sentimos debilidad por el Atlético de Madrid. Los últimos años ya habían sido realmente buenos, pero lo de esta temporada va camino de superar todo lo imaginable. Nuestro líder y guía espiritual, el Cholo Simeone, nos ha prohibido pensar más allá del próximo partido, y además ha dicho que cada partido que queda hay que tomárselo como una final. Y para motivar a los jugadores camino del estadio, en el autobús se escucha esta canción a todo volumen.

Así se explica que los chicos salten al césped con tantísima intensidad, que estos son detalles que no pueden dejarse al azar. Enorme acierto del Cholo Simeone, aunque puede que la idea haya sido más bien del Mono Burgos, su segundo, que me da que es más de esa cuerda. Y para que la hinchada no decaiga, Thunderstruck también atruena en la megafonía del Vicente Calderón en el descanso de cada partido.

AC/DC - The Razors EdgeThe Razors Edge (1990)

Mola ser de un equipo en el que se vive todo con tanta pasión. Hasta en la música nos tira el rock más apretao, como ya explicó hace unos meses un gran bloguero en rojo y blanco. Qué diferencia con aquel entrenador catalán tan finolis que motivaba a sus jugadores con una famosa happy song de Coldplay. Por no hablar de ese club multimillonario cuyos futbolistas de habla portuguesa se empeñan en promocionar éxitos en su idioma, “assim voce me mata“, supongo que a comisión.

Decidídamente, me quedo con AC/DC. No sé si al final conseguiremos ganar algo, pero qué barbaridad lo que estamos disfrutando por el camino. Y no lo olviden: esta tarde agarren su bolsito, súbanse al autobús y pongan rumbo a la cancha.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Factor rock y factor roll”, que fue publicado originalmente el viernes 25 de marzo de 2011.

Cuando Charly se paseó por Madrid en plan Keith Richards

Jueves, 20 de marzo de 2014.-
Hace tiempo escribí sobre la primera incursión de Charly García en España y coloqué en el título la palabra “fracaso”. Algunos lectores argentinos se pusieron en guardia imaginando ofensas intolerables y, aunque no las encontraron, no pudieron evitar sentirse incómodos e incluso algunos enviaron comentarios muy sentidos. Puntualizo: el “no éxito” de Charly en España no fue culpa suya ni tampoco de ninguna clase de prejuicio del público español hacia lo argentino. Más bien habría que atribuirlo a nuestra escasa cultura roquera y a que nuestra industria musical jamás se ocupó de promoverla. Aquí la minoría rocanrolera siempre tuvo cierta envidia por la posición que ocupa el rock en Argentina, mucho más relevante allá que acá, de forma que todo lo argentino suele ser bien valorado por los buenos degustadores. Prueba de ello es la expectación que despertó la visita de Charly en 2004, en contraste con la indiferencia de 1986.

Fue el 16 de julio en el patio del Cuartel de Conde Duque, un coqueto escenario de mediano aforo donde se suele programar buena música para hacer más llevaderos los veranos de la villa. Cómo no, el recinto estaba mayoritariamente repleto de argentinos residentes en Madrid, más algún que otro intruso entre los que me encontraba. “No soy famoso en España, ¿y qué?”, decía Charly. El vídeo de arriba pertenece a un concierto en Obras Sanitarias de justo antes de venir a Europa, más o menos lo mismo: una especie de grandes éxitos acompañado por tres chilenos a los instrumentos de rock y tres argentinos a los instrumentos de cuerda, pero ante una audiencia masiva. En cambio en Conde Duque fuimos unas mil personas las que disfrutamos del privilegio de tenerlo cerca y, después de esperar tantos años, fue una suerte escuchar una canción de cada uno de sus antiguos grupos, Sui Generis, La Máquina de Hacer Pájaros y Serú Girán. Esos clásicos más los de su carrera en solitario se alternaron con repertorio extraído de Influencia y Rock and Roll Yo, dos discos de entonces en los que conseguía ser genial disparatando con versiones de Todd Rundgren y los Byrds. Su compañía los publicó a la vez en España, cosa que no hacía precisamente desde Clics modernos… casi veinte años de invisibilidad discográfica, ya les vale.

Charly García - InfluenciaInfluencia (2002)

Empezó a tocar antes de la hora, lo nunca visto en mi ciudad, y cuando al fin pude asomarme al patio de Conde Duque estaba casi terminando Cerca de la revolución, la primera canción. Me encontraba tan alterado por la posibilidad de ver un concierto de Charly García que había comprado una entrada de más pensando en un amigo, y a la hora de la verdad el amigo no estaba… verano en Madrid, ya saben. Tuve que hacer guardia ante la taquilla para vender la entrada que me sobraba. Una pesadilla, nadie quería una entrada, nadie va solo a un concierto y menos a un personaje tan inusual como Charly. Lo conseguí justo a tiempo de ver acabar la primera canción y justo entonces comenzó el diluvio. Me acordé de Keith Richards. El chico malo de los Stones dio gracias al creador por los efectos especiales del 7 de julio del 82, los rayos y los truenos que adornaron el Under My Thumb con el que iniciaba su show en el Vicente Calderón. Para no ser menos que ellos, el concierto de Charly García también empezó remojado por una tormenta de verano madrileña. En la página de un fotógrafo que estuvo allí pueden ver el aspecto imponente con el que aguantó el chaparrón: traje de pintura roja, foulard de lentejuelas y alpargatas blancas. Y para colmo, apenas unos minutos antes, el divo acababa de presentarse a la cita en una limusina blanca, otro detalle de rock star más propio de Richards que de un roquero de habla hispana.

Charly García - Rock And Roll YoRock And Roll Yo (2003)

No seguiré con los paralelismos por no dejar en mal lugar a Keith Richards, cuya pose de tipo duro no resiste la comparación cuando se le opone un duro de verdad, como es el caso. Aquel Charly que vimos en Madrid en julio de 2004, según decían los entendidos, no era el mejor Charly posible. Su deterioro físico era incluso superior al del Richards más demacrado, dato alarmante teniendo en cuenta que el argentino es casi diez años más joven. Su voz envejecida, sus dedos deformes y su delgadez enfermiza anticipaban el descenso a los abismos psiquiátricos en los que caería solo unos años después. Una vez superado su periodo clínico, hoy se le ve más gordo, casi como un viejito normal y corriente, pero su aspecto de entonces sí que daba miedo de verdad.

Charly GarcíaEn el punto álgido del deterioro

Volviendo al concierto, diría que el show rayó a gran altura dadas las circunstancias. En esos años, mientras se resistía al colapso total, Charly consiguió enlazar varios discos fascinantes, como los dos mencionados anteriormente, y ese buen momento artístico a veces se reflejaba en los directos. Como en España llevábamos varios lustros sin verle tocar, se ve que el tío se propuso ser bueno y entregó un bonito concierto. Eso en cuanto a la música, porque en lo que se refiere a la actitud estuvo un pelín antipático… o no, tal vez empleó el habitual tono arisco con que suele obsequiar a sus seguidores. Se notaba que Madrid era para él territorio hostil, y ante la evidencia de que había pocos españoles prefirió atacar a sus compatriotas allí presentes. “Así que ustedes son los que huyeron de la Argentina… qué, ¿les trataron bien acá en España? ¿ganaron mucha plata?”. Unos días después en La Mar de Músicas ofreció más de lo mismo, soltando al público de Cartagena una bordería tras otra sin poder evitarlo. Pese a todo, la gente que es de Charly lo es incondicionalmente y si cae un himno de esos que padres e hijos pueden cantar juntos la grada se viene abajo, lo mismo en Conde Duque que en Quilmes Rock, donde según parece también llovió.

Total, que tras ese Seminare que puso al borde de la lágrima a argentinos de varias generaciones y después de una inexplicable exhibición de malabarismo con las alpargatas que llevaba en chancleta (las lanzaba al aire lo más alto posible intentando que volvieran a aterrizar en su pie), Charly García decidió zanjar el asunto cuando apenas superaba la hora de concierto. Después de hacerse rogar más de la cuenta en una interminable petición de bises, ese “una más y no jodemos más” que suena tan entrañable a oídos españoles, tocó otro par de canciones y se largó dejando la inevitable sensación de coitus interrumptus. Pero el desplante no quedó ahí. Mientras algunos pesados vigilábamos al conductor de la limusina en la puerta principal, los músicos se escabullían en un coche más modesto por una puerta trasera. El chófer puso en marcha la limusina blanca sin pasajeros a bordo y una calle más adelante, ya lejos de los fans, se detuvo para que Charly pudiera cambiar de vehículo. Nos la había vuelto a jugar.

Charly García saluda al personalLa imagen no es de aquella noche, pero podría

¿Y saben lo peor? Que esa noche Charly García ofreció otro concierto improvisado en un conocido local del centro de la ciudad. O sea, la media hora que escatimó a quienes habíamos pagado entrada la regaló más tarde en una fiesta privada. Uno de los presentes al menos tuvo el detalle de grabarlo íntegro para que podamos verlo en youtube.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “El fracaso español de Charly García”, que fue publicado originalmente el domingo 12 de junio de 2011.