Stones (III): Travesuras de Keith Richards

Lunes, 29 de febrero de 2016.-
Después de un episodio radiofónico tan excitante como el que les relaté la vez anterior, este blog se quedó cómo no medio atascado en un bloqueo del que no se terminaba de encontrar la forma de salir. Pues bien, tras un programa tan stoniano, tras vivir la pasión que todavía hoy Mariscal Romero transmite por los Rolling Stones, qué mejor que continuar con esto.

En nuestro serial dedicado a las grabaciones de estudio que los Stones van entregando con cuentagotas en los últimos tiempos quedó en el tintero un capítulo dedicado a Keith Richards. Aquí lo tienen. No exagero si digo que he escuchado Trouble cientos de veces desde que nos sorprendió a mediados de julio como adelanto de su nuevo disco. Allá por septiembre se publicó por fin Crosseyed Heart y lo recibimos con escepticismo. No se esperaba ya un tercer álbum suyo en solitario, ¿tendría todavía algo que decir el bueno de Keith a estas alturas? Bueno, pues si Trouble enganchó, la escucha del resto del disco se reveló como un auténtico deleite de principio a fin.

Keith Richards - Crosseyed Heart
Crosseyed Heart (2015)

Además de la que está sonando, otras como Heartstopper y Something For Nothing también se construyen en torno al clásico ritmillo richardiano imprescindible para practicar air guitar con los codos levantados. Blues In the Morning representa la cuota de viejo rocanrol de los 50 que nunca puede faltar en sus discos, mientras que exquisiteces como Robbed Blind, Nothing On Me, Just a Gift o Lover’s Plea mantienen ese tono ralentizado y canallesco que el Richards vocalista ha ido perfeccionando con los años para entonar de esa forma arrastrada en que él se siente más cómodo. A ese mismo género pertenece Illusion, la canción en que se junta con una superestrella del momento como Norah Jones. Quedó muy bonito, pero con el punto antipático de que la tal Norah ni siquiera se dignó a compartir estudio con Keith, sino que le envió por mail su parte cantada. ¿Pero qué se habrá creído esa tía? ¿Con quién ha empatado Norah Jones en su vida? Que se deje de Noras, mucho mejor Sarah Dash, su corista de toda la vida. Vetada Illusion y mencionadas nuestras favoritas de Crosseyed Heart, cambiamos de tercio con esta otra.

Según aseguró Mariano Muniesa el día que estuvimos en Mariskal Rock Radio, el año 2016 será esta vez sí el año en que los Rolling Stones volverán a entrar a un estudio a grabar material nuevo. Ocurrirá dentro de unos meses, una vez finalice su gira latinoamericana, y no se puede negar que el emocionante reencuentro discográfico con que nos sorprendió el Richards es el mejor presagio para que esos planes se hagan realidad. Pero conviene no dejarse llevar por la euforia, que ya sabemos que las veces anteriores la inspiración de los cuatro Stones no llegó para llenar un disco completo, sino para grabar unos pocos cortes con que adornar el enésimo recopilatorio.

The Rolling Stones - Forty Licks
El de 2003 incluía cuatro canciones nuevas

Esta que suena se llama Losing My Touch y cerraba el disco de 40º aniversario de la banda. Es quizá la joyita más valiosa de Forty Licks y redunda en el papel asumido por Keith Richards como guardián de las esencias rollinestonianas. Si en cada disco de los Stones el tema cantado por Keith era una especie de guinda para el pastel, a partir de los 90 su aportación fue creciendo en cantidad y en importancia. Apunten: The Worst y Thru And Thru (las dos de Voodoo Lounge); You Don’t Have to Mean It, Thief in the Night y How Can I Stop (las tres de Bridges to Babylon); Infamy y This Place Is Empty (de A Bigger Bang); más alguna pieza en directo como The Nearness Of You y el propio Losing My Touch podrían haber completado un sobresaliente disco en solitario de Keith Richards, ese que nunca publicó desde su segundo Mean Disposition de 1992 hasta el actual Crosseyed Heart. Déjenme que personalmente lo complete con esta otra.

Aunque esta maravilla proceda de sesiones de grabación de finales de los 70, podría incluirse perfectamente en ese hipotético disco perdido porque su edición oficial corresponde a 2011. Se llama We Had It All y fue dando tumbos por discos no oficiales de todo tipo hasta que por fin apareció con todos los honores en el CD2 del Some Girls Deluxe Edition, que contenía nada menos que doce canciones que no pasaron el corte para la selección definitiva. Por aquella época, ya saben, el cupo para Richards era de una sola canción por disco y la elegida fue Before They Make Run, que era bien molona y encajaba como un guante en el tono macarrilla que rezumaba el mítico Some Girls. No, no pondremos ni un pero al listado de canciones de 1978, pero como suele ocurrir en estos casos a día de hoy es un placer escuchar todo lo que se quedó fuera e imaginar los quebraderos de cabeza que provocaría condenar al ostracismo cosas tan buenas como este We Had It All.

The Rolling Stones - Some Girls Deluxe Edition
El deluxe de 2011 traía un CD enterito de rarezas

Ah, los tesoros revelados por las Deluxe Edition, qué regalo para nuestros oídos. Eso daría para una nueva entrega de este serial, ya veremos, que en algo tendremos que entretenernos hasta que llegue el tan ansiado repertorio de 2016. Si Keith Richards utilizó Talk is Cheap, su primer disco solista, para desafiar a sus propios compañeros de grupo y obligarles a remontar ese momento de bajón que vivían a finales de los 80, no descartemos que Crosseyed Heart, salvando las distancias, pueda servir para lo mismo. Nos agarraremos a ese clavo ardiendo.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “El verano en que Jagger cumplió 70”, que fue publicado originalmente el domingo 29 de Septiembre de 2013.

Anuncios

Stones (II): Gruñidos en el siglo XXI

Domingo, 20 de septiembre de 2015.-
En la semana en que se publica lo nuevo de Keith Richards, y mientras los cuatro Rolling Stones se deciden a entrar a grabar su hipotético disco de 2016, demos una escucha a lo que son hasta el momento sus últimos gruñidos.

No nos hagamos ilusiones con lo del nuevo material, que también anunciaron un larga duración para 2012 y la cosa al final quedó reducida a recopilatorio con un par de canciones de baratillo grabadas en ratos libres, una de ellas la que tienen aquí encima. Como ese año había que hacer algo a propósito de los fastos previstos para celebrar sus 50 años de rocanrol, los Stones aprovecharon el verano para juntarse en un estudio a ver qué les salía. Bien por falta de inspiración o falta de ganas, no pasaron de dos composiciones como raquítica cosecha tras siete años desde A Bigger Bang, la anterior entrega. Y no es de extrañar que no quisieran complicarse más a juzgar por este Doom and Gloom. No me atrevería a decir que sea mala, lo dejaremos en que sigue la senda de aquel Rough Justice que tanto nos entusiasmó, pero un peldaño por debajo en inspiración y pulso roquero. Puede que no lo hicieran con esa intención, pero ellos mismos titularon el recopilatorio con una onomatopeya de insatisfacción.

The Rolling Stones - Grrr!
GRRR! (2012)

No era la primera vez que los Stones usaban el truco de recopilar éxitos intercalando el señuelo de alguna canción de estudio realmente inédita. Dejando aparte los discos propiamente de rarezas que han publicado de cuando en cuando y aquellos Big Hits que solían rescatar para el formato LP algún single de esos que en los 60 había alcanzado la celebridad solo como disco pequeño, la fórmula se inaugura en 1991 con Flashpoint, que era un directo con lo más representativo del repertorio de la gira Urban Jungle, la de presentación de Steel Wheels, y tras el bloque en vivo aportaba como bonus track dos cortes en estudio. Highwire y Sex Drive no estaban mal, pero tampoco es que tuvieran demasiada trascendencia.

Flashpoint y Forty Licks
Rebuscando inéditas por Flashpoint y Forty Licks

La jugada se repitió tiempo después en Forty Licks, el recopilatorio con el que en 2003 se conmemoró el 40º aniversario de la banda. Pues bueno, para aquella ocasión tuvieron a bien colar cuatro nuevas composiciones que, añadidas a los otros 36 éxitos que incluían el doble CD sumaban los cuarenta lengüetazos anunciados en el título. Tomen nota: Don’t Stop, que se usó como single y fue incorporado al repertorio de la gira, Keys To Your Love, Stealing My Heart , ambas más bien flojillas, de esas que bien podrían haber caído en un disco en solitario de Jagger, pero al final el lote se arreglaba un poco con Losing My Touch, la típica delicatessen con que a veces se descuelga Keith Richards, sobran las comparaciones. Así que si juntamos estas cuatro con las dos de Flashpoint y las otras dos de GRRR! podría uno hacerse un CD artesanal que se podría hacer pasar por el disco que los Rolling Stones nos deben hace tiempo. Cerraría la selección One More Shot, que quizá sea algo mejor e inspira mejores vibraciones que el otro gruñido que escuchamos más arriba.

Cierto es que ese disco imaginario no sería muy bueno, aunque podríamos mejorarlo incorporando algunas de las rarezas recuperadas en las reediciones de Sticky Fingers, Some Girls y Exile On Main Street, pero eso ya casi lo dejo para otro día. Y además, sepan que mientras escribía esto he escuchado Doom and Gloom veinte o treinta veces y le empiezo a coger el punto.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “¿Quiénes son los abuelos del rock?”, que fue publicado originalmente el domingo 11 de julio de 2010.