Yo también me llevé a casa un pie de micro de Lou Reed

Miércoles, 30 de octubre de 2013.-
Hubo un tiempo en que era una de las frases más populares entre el roquerío de Madrid. Yo nunca me atreví a decirla, soy demasiado joven para tener en casa uno de esos trofeos. Empecé a ir a conciertos unos años después, pero si me hubiera empeñado en afirmarlo a ver quién me dice que no. Miles de fans han asegurado alguna vez que presenciaron la espantada de Lou Reed y arrancaron con sus propias manos un pie de micro del escenario del Estadio Román Valero… en fin, la típica anécdota que uno acaba haciendo suya de tanto oírsela a los demás. Incluso me tocó padecer a un fantasmón que, en su delirio, situaba el asalto en el Pabellón del Real Madrid y juraba haber estado allí.

Pues no, la cosa sucedió en el campo del Moscardó, en junio de 1980. Cuentan las crónicas que Lou llegó dos horas tarde por culpa de un atasco, así que para cuando empezó a tocar ya tendría al personal bastante cabreado y con razón. En aquella época exhibía un aspecto sanote, presumía de haberse desintoxicado y parecía recién salido del gimnasio. Véanlo aquí debajo en un concierto celebrado ese verano en Italia.

Con estas pintas, no me extraña que los yonquis de Usera le recibieran con hostilidad… a los pocos minutos algún tarado lanza un proyectil que roza la cara del artista, éste abandona el concierto totalmente ofendido y la masa enfurecida decide cobrarse el precio de la entrada con lo primero que encuentre. Todo muy salvaje y muy rocanrol, con la gente esquivando la carga de la policía mientras huía con todos esos micrófonos y amplificadores bajo el brazo. Se dice que el señor Reed, el muy rencoroso, se dedicó a contar a todos sus amigotes del negocio que esto era un país tercermundista y que ni se les ocurriera incluirlo en sus giras.

Sirva esta clásica batallita madrileña para subrayar que Lou Reed era un tío más bien borde, bastante arisco con su público y siempre en permanente amenaza de desplante. Ya sé que cuando toca necrológica lo que se lleva es sacar del archivador una frase del estilo “es probablemente el músico más ________ (póngase aquí cualquier adjetivo vagamente adecuado) de los últimos cincuenta años” y aplicársela al fallecido de turno. Así, en las semblanzas urgentes tan de telediario, a cada muerto se le puede reconocer haber sido el más “lo que sea” de su generación. En el turno fúnebre de Lou se le ha atribuido mucho el título de “más influyente” de los músicos de rock. Si no es el número uno en influencia no niego que por ahí le andará, pero reconociendo lo grandísimo que fue y lo importantísima que fue su figura, a mí en lugar de los merecidos elogios lo que instintivamente me sale es hablar de su personalidad punk, o sea, de su lado chungo.

Lou Reed de látexTan estirado era que él mismo se retrató en un video
como un androide con careta de látex

Altivo, soberbio, despreciativo, ofensivo contra todo lo que se moviera. En concreto a mí me caía fatal por lo mucho que se metía con el rock más convencional, sobre todo con el que tuviera el más mínimo tufillo hippie. Subido en su pedestal, a la menor oportunidad menospreciaba a todo bicho viviente, incluido Neil Young. Como por ahí no paso creo que aún le guardo rencor por esa ofensa, aunque Reed pronto rectificó y no tuvo más remedio que rendirse al canadiense tras escuchar Zuma en general y Danger Bird en particular… Eso en mitad de los 70, más adelante él mismo cultivó una imagen de venerable estrella del rock, en este caso muy serio, reflexivo y con gafas de intelectual, que para eso él había salido de los círculos más elitistas de Nueva York.

La prueba de que más pronto que tarde claudicó y acabó asumiendo todos los tópicos del rock dinosáurico setentero es su famoso disco en directo, su disco rock por excelencia, ese que tiene guitarras hardrockeras y que gusta hasta a los heavys de barrio. Claro que él siempre disimuló diciendo que era una broma, un simple ejercicio de estilo para demostrarse a sí mismo y al mundo entero que cualquiera podía ser una rocanrol star.

Lou Reed - Rock 'n' roll animalRock 'n' Roll Animal (1974)

Ya fuera en serio o en broma, este rocanrol animal sigue siendo una pasada. Hay canciones de doce minutos, solos de guitarra interminables y los clichés más vulgares del género. Luego hizo discos raros y discos aburridos, algunos auténticos coñazos y otros verdaderamente preciosos… pero, lo siento, prefiero recordarlo por el Rock’n’Roll Animal, aunque sea lo más sobado de su repertorio. Esa noche Lou Reed tomó prestada la pareja de guitarristas que solía tocar con Alice Cooper y les dio permiso para lucirse. Para empezar el concierto, se ve que Lou dijo a Steve Hunter y a Dick Wagner que hicieran lo que les diera la gana durante tres minutos que ya entraría él a cantar Sweet Jane. Así que Hunter y Wagner desplegaron todos sus truquitos de guitar hero y se marcaron esta fabulosa intro que, hoy más que nunca, sigue poniendo los pelos de punta.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “¿Qué pasa con la Velvet?”, que fue publicado originalmente el viernes 16 de marzo de 2012.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Pues yo no. Yo no tengo un pie de micro del amigo Reed, ni tampoco su bombo, otro de los objetos que el personal también arrambló cuando Lou decidió hacer ‘footing por el foro’ (lo que me lleva a pensar la cantidad de bombos que utilizaba este tío en los directos). Es más, confieso que la introducción de “Sweet Jane” la confundí bastante tiempo con el “Downtown” de su queridísimo Neil Young, pero de lo que sí estoy seguro es de que ese impresentable personajillo de cuyo nombre no quiero acordarme juraba y perjuraba que Él había estado en el Pabellón del Real Madrid viendo al aterciopelado Lou. ¡Qué tiempos aquellos!

    RESPUESTA DE B.R.: ¿No me diga que usted también tiene un “amiguete” que vio a Lou Reed en el Pabellón?

    • Sí, lo tengo. Eran tiempos de gloria en los que el Innombrable se erigía como amo y señor de un enmoquetado pasado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: