Apuntes sobre J.J. Cale

Jueves, 1 de agosto de 2013.-
Mediada la semana pasada corrió un rumor sobre la falsa muerte de J.J. Cale, Días después, los periódicos del domingo confirmaban que se había muerto de verdad… vamos, que fue discreto hasta para morirse. Poca cosa les puedo contar, aunque tengo discos suyos nunca supe casi nada sobre él. Es más, tengo que reconocer que leyendo los obituarios publicados en El País y El Mundo me acabo de enterar de algunos detalles que no conocía. Me limitaré a exprimir algunos recuerdos personales y empiezo por el más increíble: siendo yo un chaval les juro que escuché esta canción en Los 40 Principales.

Seguro que ni fue número uno ni se mantuvo muchas semanas en lista, pero fijo que estaba. Entiendo que no se lo crean, pero por alguna extraña razón yo aún lo recuerdo. Escuchar entre los cantantes melódicos y la bazofia discotequera de turno esa voz de señor mayor entonando algo que a mí me sonaba a repertorio de misa me debió de resultar tan incomprensible que me dejó huella. Años después me reencontré con esa canción en este recopilatorio que saqué de la biblioteca y renové varias veces.

The Very Best of J.J. Cale (1997)The Very Best of J.J. Cale (1997)

En uno de los artículos que he leído en la prensa se destacaba la aversión a las fotos que tenía el bueno de J.J. y se señalaba este Very Best como la primera vez que dio la cara de frente y con luz aceptable. Repaso su discografía y veo que es cierto. Como récord no está nada mal: más de veinticinco años retrasando la foto desde su primer LP de 1971. A lo más que había llegado es a mostrar una imagen suya difuminada en su disco número 8 y una silueta en su disco número 6 en plan diseño de paquete de tabaco. Por cierto, en ese Shades es donde venía Carry On.

J.J. Cale - Shades y Number 8 Shades (1980) y Number 8 (1983)

Porque esa fue otra de sus manías de antidivo: nombrar los discos con una sola palabra, a ser posible corta, y a veces incluso reducir el título al simple número de orden. Todos los vinilos que tengo por casa confirman la norma general.

J.J. Cale - Naturally y TroubadourNaturally (1971) y Troubadour (1976)

Supongo que empecé por estos porque buscaba las originales de After Midnight y Cocaine, famosas por Clapton, y como me resultó agradable el toque de su autor verdadero acabé por comprar todos sus discos de los 70. Los escuchaba a menudo pero poco a poco fui olvidándolos, que es lo que suele pasar con los artistas que no hacen giras, se niegan a salir en las fotos y encima son de Oklahoma, con lo que eso significa en la mitología USA.

J.J. Cale - Really, Okie y 5Really (1972), Okie (1974) y 5 (1979)

Lo que he leído sobre su nombre artístico también tiene miga. En su carné ponía John Weldon Cale, pero a alguien se le ocurrió que hacerse pasar por cajoon con un afrancesado Jean Jacques facilitaría el éxito en la escena californiana. No coló, que precisamente allí distinguen a un okie a la legua, y al verse ignorado en la tierra prometida optó por volverse a Tulsa, es decir, la misma ruta de sus paisanos de Las uvas de la ira pero a la inversa. Pese a todo, decidió quedarse con lo de J.J. y grabar más a su aire en Nashville, cerquita de su casa. Justo a la vez pasó lo de Eric Clapton y su suerte cambió para siempre.

J.J. Cale - GrasshopperGrasshopper (1982)

Otros como Lynyrd Skynyrd y Santana insistieron en sacar sus canciones del anonimato, pero sobre todo se suele mencionar a Mark Knopfler como el malo de esta película. Es verdad que el tío se hizo millonario partiendo de un estilo casi calcado al de Cale, pero quizá lo único que hizo fue traducirlo al lenguaje mainstream. Creo que J.J. Cale ironizaba bastante sobre este asunto, pero lo zanjó con elegancia grabando algún disco en el que parecía que era él el que imitaba a los Dire Straits. Esto de aquí debajo pertenece a Grasshopper, álbum de 1982 en el que la jugada resulta evidente. Si quieren comprobarlo salten por cualquier otra canción del disco del saltamontes verde.

Sirvan estas líneas para recordar al gran Yi Yi Keil, que es como le conocíamos en España con nuestra deficiente pronunciación. Y, aprovechando la oportunidad, sería bueno darles una escucha a los tres o cuatro discos que llegó a publicar en este siglo, ya sin problema de dejarse fotografiar para las portadas.

Por cierto, el archivero del blog ha encontrado una cosita sobre otro roquero de Tulsa.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Descubrí a Leon Russell gracias a House”, que fue publicado originalmente el jueves 19 de noviembre de 2009.

One CommentDeja un comentario

  1. Estoy oyendo Naturally despues de leerlo… Un abrazo, me alegro que sigas escribiendo. Viva el Atleti!

    RESPUESTA DE B.R.: Qué grata sorpresa… veo que no podía ud. dormir después de la Supercopa, demasiadas emociones. A ver si nos vemos un día de estos por el Manzanares o por alguna casa de comida rara.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: