Dios salve a los colonos

Martes, 18 de Septiembre de 2012.-
Aparte del hartón olímpico con el God Save the Queen, he de decir que un servidor ya llevaba todo el verano oyendo a todas horas el último disco de Neil Young, que a mayor abundamiento terminaba precisamente con este corte.

Estando tan reciente la publicación de esta versión paletoide de ultramar, ha tenido su gracia ver a todos esos medallistas de oro haciendo sonar el himno británico en los más variados recintos de Londres 2012. Hubo por ejemplo un tenista escocés que no se sabía la letra, o más bien fingió no sabérsela. Destacó también un doble campeón en medio fondo llamado Mo, que al subir al podio puso en pie al público que llenaba el estadio para cantar como una sola voz el Dios salve a la Reina. El pobre Mo no podía disimular su cara de “qué hago yo aquí”, porque en realidad se llama Mohamed y nació en Mogadiscio. Y siguiendo con el disparate… ¿qué demonios pinta un canadiense cantando el himno inglés en un disco de versiones de clásicos del folk estadounidense?

Americana (2012)

Pues bien, Mr.Young lo justifica diciendo que todas las canciones del disco rememoran personajes y situaciones que fueron representativas en la historia de EEUU, pero que ya no existen. Una de ellas era el himno que sonaba en esa parte de América mientras fue colonia británica, y que tras la Independencia continuó como himno un montón de años con la letra cambiada. Como puede verse en las imágenes que ilustran el vídeo, la versión de Neil y sus Crazy Horse es respetuosa con las dos primeras estrofas, las mismas dos que suelen interpretarse en los eventos oficiales en los que participa el Reino Unido. Sin embargo, la Reina es sustituida por la estatua de la libertad en cuanto empieza la tercera estrofa, mientras un coro infantil entona la letra de My Country ‘Tis of Thee, que sirvió como himno de Estados Unidos hasta que en 1931 se oficializó el barras y estrellas. Esa canción mantiene la partitura del God Save the Queen, pero con la letra que un estudiante de teología escribió a propósito de los valores de la nueva nación independiente. Así, el verso que el coro repite hasta el final de la canción ya no dice God Save the Queen, sino Let freedom ring. Todo un detalle.

Crazy Horse cabalga de nuevo

En cuanto al resto del repertorio de Americana, da un poco igual, lo importante es que tiene el sello de Neil Young with Crazy Horse cuando ya nadie esperaba que volvieran a firmar un proyecto juntos. Lo mismo da que versionen el Clementine, que revisen el cancionero de Woody Guthrie (This Lans Is Your Land), que se acerquen a la raíz irlandesa (Gallows Pole) o al doo-woop (Get a Job)… todo suena sucio y desaliñado, como si lo hubieran grabado de una tacada por el simple placer de pasárselo bien durante un rato, esa aparente desgana que tanto irrita a los críticos profesionales como emociona a los indios que seguimos a Crazy Horse. Total, que el disco comienza con una irreconocible Oh Susannah… hasta que uno se da cuenta de que han hecho una extraña fusión con la melodía de un famoso éxito de Shocking Blue. Estos jovenzuelos siguen siendo incorregibles.

De los Archivos A70, hoy recuperamos el contenido íntegro de “Y cuando ya casi nadie compra discos, llegaron los Reyes”, que fue publicado originalmente el miércoles 6 de enero de 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: