Andy Kaufman sigue vivo

Domingo, 27 de noviembre de 2011.-
Ayer Andy Kaufman me salvó el día. Tenía preparado el DVD de Man On The Moon con un doble objetivo: tacharlo de mi lista de pelis imprescindibles que nunca he visto y aislarme de un horrendo acontecimiento deportivo que se celebraba. Verán, ayer se jugaba un partido de fútbol del que nunca quiero saber nada. Es para mí como el día de la marmota: me sé los prolegómenos, sé como van a desarrollarse los hechos y, desgraciadamente, sé que el final será doloroso y decepcionante. Intento comportarme como si no existiera, pero no es fácil. Deseo que no me afecte, pero no lo consigo… así que para esta vez se me ocurrió ir a la biblioteca y buscar una peli en la estantería de las comedias. No me valía con una comedia cualquiera, de esas que distraen un rato y pasan al olvido, sino una historia fuerte, imposible de olvidar. Mi elección fue un éxito, pues llevo todo el día investigando sobre el personaje y viendo vídeos como este.

Tremenda biografía la de Kaufman. Visto fríamente era un gran cabrón y el mayor manipulador que haya conocido el mundo del espectáculo, lo que ocurre es que de la interpretación de Jim Carrey se desprende que todas sus retorcidas ideas eran llevadas a escena casi con total ausencia de malicia, como simples experimentos con el público planteados desde la candidez. No sé si creérmelo. Se nota mucho que la película está impregnada del cariño de la gente que le conoció. Se estrenó en 1999, quince años después de su muerte, y no era plan de seguir removiendo todas las viejas rencillas. De hecho, hay un dato fundamental en el que se ha alterado la cronología para edulcorar el final: la muerte le llegó en su peor momento de popularidad, justo cuando se había convertido en el personaje público más odiado de los Estados Unidos. Después el tiempo fue curando heridas y volvió a ser querido por la gente, a lo que contribuyó la canción de R.E.M., escrita en tono condescendiente sobre los crédulos y quienes les engañan, farsantes como el lunático Kaufman, el niño grande al que se le ocurrían las más terribles travesuras.

No sé si Stipe y compañía estaban al corriente del proyecto de peli cuando escribieron la canción, pero el caso es que le encaja como un guante. R.E.M. la incluyó en Automatic For The People, su álbum de 1992, y la película llegó a las salas siete años después.

Automatic For The People (1992)

Supongo que sería uno de esos guiones que va de despacho en despacho hasta que una de las grandes productoras de Hollywood termina de decidirse y consigue darle forma con gente de renombre como Jim Carrey y Milos Forman para poner la guinda del pastel. Hasta entonces, su amigo del alma Bob Zmuda y su representante George Shapiro debieron de empujar lo suyo… por no hablar de Danny DeVito, compañero de reparto de Andy en Taxi y genial en Man On The Moon interpretando a Shapiro. Y si DeVito tuvo un papel en la vida real y otro distinto en la película, ésta está repleta de gente que se interpreta a sí misma. Total no había pasado tanto tiempo, así que el campeón de lucha libre y algunos actores y presentadores estuvieron encantados de hacer de himself.

Y ya que estamos en un blog de rocanrol, termino con una curiosidad sobre el asunto. Resulta que Andy Kaufman está considerado como el inventor de la imitación del Elvis estilo Las Vegas. Fue el número que le lanzó a la fama, el del extranjero que apenas se defiende en inglés y que hace imitaciones malísimas, pero justo la de Elvis la clava. Pudo verse varias veces en televisión en 1977, meses antes de la muerte del rey, por ejemplo en el Show de Johnny Carson y en el propio Andy Kaufman Special. Resulta que hasta entonces nadie se había atrevido a imitar en la tele al Presley de los 70, y éste no solo no se molestó, sino que proclamó a Kaufman su mejor imitador.

Hay gente que aún cree que Andy Kaufman está vivo. El tío había mentido tanto que en 1984 fue casi imposible creer que su muerte fuera real. Han pasado los años y muchos nos lo imaginamos riéndose de todos nosotros junto a Elvis Presley y a Jesús Gil, allá en la isla de las celebrities que fingieron su muerte. Y, aunque no tenga nada que ver, doy las gracias Andy por haberme librado de mi día de la marmota.

2 comentariosDeja un comentario

  1. De los Archivos A70 hemos recuperado el comentario que esta entrada recibió en el blog original:

    1. Miguel dice:
    30/11/2011 en 5:58 PM

    Poco puedo comentar sobre su nueva entrada cinematográfica… pero sí sobre ese acontecimiento que menciona y de cuyo resultado prefiero no acordarme… Sólo vi la primera parte y cuánto me alegro… pero no pude controlarme y puse la radio del coche para mi desgracia…

    Respuesta de B.R.: Yo sí conseguí pasar por completo. Recibí la noticia del resultado final un rato después, y la recibí con indiferencia, como cuando alguien comenta en verano el calor que hace… así que me puse a ver Man On The Moon. Y con los dos o tres datos que he leído y escuchado después, ya ni me he molestado en ver imágenes…

  2. me encantó leer tu post sobre andy, yo tambien tuve hoy mi día de la marmota en el trabajo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: