Arteche

Sábado, 16 de octubre de 2010.-
Esta semana murió Juan Carlos Arteche y hace solo un rato le hemos rendido homenaje en el estadio Vicente Calderón con un minuto de silencio antes de empezar el partido y con otro minuto de aplausos durante el minuto 4, que ese era el número que lució en su camiseta del Atlético de Madrid desde 1978 y durante casi toda la década de los 80.

¿Por qué hacer un paréntesis en un blog de rocanrol para homenajear a un futbolista? Bueno, ya hablé de él cuando empecé a escribir Atascado en los 70, explicando esa extraña confusión que hay en mis recuerdos entre los pelos largos de los futbolistas argentinos y los de los héroes del rocanrol, y cómo en esa mitología personal se cuelan también los defensas centrales del Atleti de los 80. Qué cosas, pudiendo tener ídolos exóticos del Brasil o la Argentina, algunos críos de entonces escogimos a un señor de Cantabria poco refinado, feo y con bigote.

Los rivales le pusieron la etiqueta de leñero y aún le recuerdan así. Claro, era el típico futbolística que no gusta tener en el equipo contrario, pero sí en el propio. Era bravo y un auténtico capitán dentro del campo que tiraba del resto de compañeros. Y si había que despejar un balón hacia el río Manzanares por el hueco del Calderón, lo hacía. Y si había que dar una patada a un contrario levantándole dos metros del suelo también lo hacía. Pero con oficio de central de los de antes, por sentido del deber.

En sus 2 ó 3 primeros años en el Atleti se dedicó simplemente a eso, a dar patadas. Era muy joven cuando llegó del Racing, pero tuvo la suerte de formar pareja defensiva con el brasilero Luiz Pereira, artista del fútbol. Arteche era cabezota y tenía un enorme afán de superación, así que aprendió de su compañero y pudo pulir su estilo. Por eso perduró en el tiempo y en la memoria de los aficionados. Al poco se marchó Pereira y empezó a jugar junto a Miguel Ángel Ruiz, un joven canterano que maduró a la sombra de Arteche. Poco después se produjo el fichaje de Balbino, defensa del Salamanca, y esa sí que fue una pareja de centrales mítica. Al menos en este blog.

Arteche y BalbinoJuan Carlos Arteche con Balbino justo antes de
un partido
de los tiempos del blanco y negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: