Extrañas mutaciones de American Pie

Domingo, 22 de agosto de 2010.-
No sé cómo, en el anterior texto acabó sonando American Pie, uno de los superéxitos más atípicos de los 70. Su autor, Don McLean, era un cantante muy poco carismático, incluso anodino, pero cuando canta su canción más famosa el tío engancha. Dura casi nueve minutos, pero no cansa. Es más, una vez empieza sonar es casi inevitable oírla completa.

Mi amigo César me contó en cierta ocasión que una cassette de American Pie era su salvavidas para las noches en que tenía que volver a su casa conduciendo. En el camino de regreso desde Madrid tenía diez minutillos de trayecto y qué mejor que solventarlo oyendo (y supongo que cantando) este himno.

Don McLeanUna rock star algo anodina que triunfó
como cronista del sueño americano

Y es que American Pie también suele provocar el irresistible impulso de cantar, y si puede ser en grupo, mejor. Ya lo comenté respecto a los antiguos locutores de Rock & Gol, y hace poco vi algo parecido en un capítulo de The Office. La secuencia es un puro disparate: dos personajes de esta telecomedia visitan la tumba de una desconocida modelo de un catálogo de mobiliario de oficina. De repente, Michael Scott y Dwight Schrute improvisan sobre la marcha a modo de homenaje una adaptación de American Pie: bye bye, miss chair model lady…

Perdón por la calidad, pero parece que youtube tiende a suprimir escenas originales de series y pelis bajo amenazas de las grandes productoras y la gente tiene que recurrir a esta clase de trampas legales. Por si no se pilla la gracia, explico el chiste: se supone que la cantan entera, hacen una amplia elipsis de la parte central y para cuando Michael y Dwight cantan enloquecidos la última estrofa en el cementerio se ha hecho totalmente de noche.

Así es de larga y de emocionante. Basta con traducir alguna estrofa suelta para entender los sentimientos que despierta esta canción en los estadounidenses. La cosa va del sueño americano y de un tiempo mítico, el tramo final de los 50, cuando las primeras estrellas del rock trabajaban duro para que nadie les quitase su trozo de pastel… y cómo el sueño se desvaneció para Buddy Holly, Ritchie Valens y Big Booper por culpa de una tormenta que les pilló montados en una avioneta.

Don McLean - American PieAmerican Pie (1971)

Así era como lo contaba Don McLean, pero ya hemos visto que el tema da para toda clase de deformaciones y parodias. Roberta Flack se inspiró en ella para su Killing Me Softly, mientras Madonna perpetró un destrozo considerable. Mejor olvidar esa horrorosa versión e ir directos a la que hizo reír al propio Don McLean. Resulta que Weird Al Yankovic, uno de los graciosos oficiales de EEUU y el más grande parodiador de videoclips, decidió llevar la epopeya de American Pie a otro terreno clave en la cultura de masas estadounidense: el Episodio I de Star Wars. Qué bueno tenerlo en youtube.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: