1973, los peludos invaden España

17 de diciembre de 2009.-
Al principio estaban Los Estudiantes, Los Pekenikes, Micky y los Tonys, Los Brincos, Los Bravos, Los Sirex… tiene un gran mérito lo que hicieron y me quito el sombrero ante ellos, pero eran todos buenos chicos, hijos de aristócratas y diplomáticos que tuvieron la oportunidad de comprarse las primeras guitarras eléctricas que pudieron verse por aquí.

Sí, vinieron los Beatles a Madrid y Barcelona en 1965, pero casi en secreto y hábilmente ridiculizados en su minuto y medio de NO-DO. El caso es que ningún roquero importante osaba pisar territorio franquista. Creo que Lennon anduvo un tiempo por Almería y luego se dio un paseo por Gibraltar para casarse con Yoko y se despachó a gusto contra el Generalísimo.

Smash y ÑuSmash con Silvio y Ñu con Rosendo

De los roqueros autóctonos habría que hacer un monumento a todos los peludos de antes de morirse Franco, a gente como Smash, Silvio y Storm en Sevilla; Los Salvajes, Pau Riba y Sisa en Barcelona; Burning, Coz y Ñu en Madrid… pero la verdad es que pintaban bastante poco, apenas salieron en algún recorte de prensa y rara vez en televisión. Creo que esto fue lo más parecido a un hit del rock español de aquella época:

Smash había inventado sin darse cuenta el flamenco rock y se horrorizaron al comprobar que El Garrotín tenía salida comercial. Eran tan hippies (hombres de las praderas, decían ellos) que solo les movía el amor al arte y nunca se plantearon hacerse ricos… así que disolvieron inmediatamente el grupo para evitar el riesgo de ser devorados por el capitalismo. Al final, su integrismo artístico solo sirvió para escandalizar con sus pintas a los viandantes y para que los grises hicieran prácticas antidisturbios.

Smash - El garrotinEl Garrotín (1971)

Rory Gallagher tocó en Madrid en 1975, en el Teatro Monumental, y un año después en la también Monumental plaza de toros de Barcelona se pudo ver a los Rolling Stones, ya con el dictador reposando bajo su losa del Valle de los Caídos. Entonces… ¿por qué elijo 1973 como punto de partida? Porque ese fue el año en que se permitió inscribir jugadores extranjeros en la Liga española. Puede parecer una chorrada, pero igual que la invasión de las suecas en Benidorm y Torremolinos cambió los hábitos sexuales de los españolitos, los futbolistas fueron los primeros personajes con greñas, patillas y bigotazos que disfrutaron de la atención de los medios de comunicación sin ser insultados por sus pintas…

Selección argentina y Heraldo BecerraDe esta peluda Selección Argentina vinieron unos cuantos a España: Wolf, Carnevali, Heredia, Brindisi, Ayala, Kempes… El extremo brasileño Heraldo Becerra también vino de Argentina y causó sensación con su guitarra

Ejemplos de futbolistas con aspecto roquero hay muchos. A Zaragoza llegaron Arrúa y Lobo Diarte, los famosos zaraguayos. El trío argentino del Málaga tampoco estaba nada mal: Viberti, Vilanova y Chupete Guerini. En Las Palmas vivieron su época dorada con Carnevali, Wolf y Brindisi, seleccionados para Alemania 74.  También recuerdo pelos largos en Elche con Trobbiani y Rubén Cano… Y por supuesto, mención especial para los rompepiernas uruguayos Montero Castillo y Aguirre Suárez, que dejaron huella en Granada y aún hoy son recordados por ciertos músicos de esa ciudad.

Los equipos grandes veían con más reticencia eso de los pelos largos. En el Real Madrid siempre hubo poco rocanrol, erán más de María Ostiz y Sonia Bruno. En realidad daban la impresión de ser directamente antiroqueros, con esos Jensen y Günter Netzer tan rubios y de peinado relamido… bueno, de vez en cuando se les colaba alguna anomalía como el larguirucho Roberto Martínez. El Barça, siempre tan distinguido, fue a por sus extranjeros a la sofisticada Holanda. El flaco Cruyff tenía aspecto de escritor existencialista, aunque salvaban la cuota greñuda con el Cholo Sotil, Torito Zubiría y Milonguita Heredia. Sevilla y Valencia, por su parte, prefirieron el exotismo del África negra, con Biri-Biri y Keita asombrando a la afición. Más tarde sí tuvieron ilustres peludos argentinos, como Scotta, que bien podría haber sido el doble perfecto del guitarrista de Slade, y el gran Mario Alberto Kempes.

Y del Atleti, qué decir del Atleti. Cada cual se hace de un equipo por algún personalísimo motivo. El mío lo voy a explicar con fotos. Mírenlas e imaginen qué impacto podían tener estos tipos en un coleccionista de cromos de 8 años con Franco a punto de palmar.

Ovejero y Panadero DíazIselín Santos Ovejero y Rubén Panadero Díaz

Ovejero y Panadero Diaz llegaron como oriundos, es decir, sudamericanos que fingían tener un abuelo español (dicen que alguno la pifió al citar Osasuna o Celta como ciudad natal de su ancestro). Luego, cuando se abrieron las fronteras en 1973, cada equipo eligió un país para traerse su primera parejita de extranjeros. Como al Atlético ya había llegado una avanzadilla de oriundos argentinos, no hubo duda y se fichó a Ratón Ayala y Cacho Heredia. Pronto obtuvieron la doble nacionalidad y pudo venir una segunda hornada brasileña compuesta por Joao Leiva ‘Leivinha’ y el malabarista Luiz Pereira.

Rubén Ayala y Luiz PereiraLas pintas de Ayala eran con diferencia lo más impactante de la época. Pereira no tenía pelo largo, pero su collar verde volvía loco a todo el mundo, sobre todo a los árbitros más intransigentes

Ante la avalancha de greñudos, los españoles se esforzaron por no quedarse atrás. Luis Aragonés, Reina e Irureta se dejaron patillas estilo bandolero, pero futbolistas más jóvenes como Capón y Leal fueron más atrevidos y dejaron crecer su pelo.

José Luis Capón y Eugenio LealJosé Luis Capón y Eugenio Leal

Atléticos de los 70Primero llegaron los argentinos y luego los brasileños

¿A que eran roqueros? A mí me lo parecen… y sospecho que todos ellos influyeron en los gustos musicales que empecé a tener unos años después. Termino con una tira de recios defensas centrales que ni son de los 70 ni tienen aspecto roquero, pero los pongo aquí por afinidad personal y por lazos casi familiares.

Balbino García, Miguel Ángel Ruiz y Juan Carlos ArtecheBalbino, Ruiz y Arteche

Publicada on 02/12/2012 at 14:58  Comments (4)  

4 comentariosDeja un comentario

  1. De los Archivos A70 hemos recuperado los 11 comentarios que esta entrada recibió en el blog original:

    1. Darío Vico dice:
    18/12/2009 en 9:19 PM

    Jope, si que mola, si, y además realmente tienes toda la razón del mundo (solo incluiría como posibles rivales a Lazarov y al Ballet Zoom, pero vamos, creo que como ‘prescriptores’ los futbolistas tenían mucho más carisma (al menos entre los hétero). Un abrazo, sigue por favor!

    2. Miguel dice:
    21/12/2009 en 1:46 PM

    Impresionantes documentos gráficos… El ujfalusi tiene las mismas pintas pero no asusta ni a una niña de primaria… je, je..

    3. Nevscky dice:
    29/12/2009 en 6:09 PM

    No doy crédito. Después de años y años aguantando coletas, teñidos, peinados de moda que no se pueden manchar con sudor, cintas en el pelo, camisas cortadas porque molesta al personal en el relleno del paquete, incluso botas blancas (¡¡qué pensaría Belaúste!! de us borceguíes!!) por fin sale a la luz un verdadero documento de hombres encallecidos por el olor a linimento y no a colonia, por el barro en las áreas y por los balones atados a mano y no eso con lo que se juega ahora. Sigamos por esta línea, Sr. Ruiz, éste es el camino de la gloria.

    4. Igor Theodorowski dice:
    29/12/2009 en 7:28 PM

    ¿Verdad que comparados con estos los futbolistas de ahora son como amanerados? Y venga a elogiar la cantera del Barça… si más que canteranos parecen niñitos de internado de pago… ¡que vuelvan los defensas con bigote! Ufggsfjalusi prometía mucho, pero la cintita en el pelo demuestra que es otro puñetero defensa de pega.

    5. Judenmax dice:
    29/08/2010 en 11:09 AM

    Vaya, vaya no habría de imaginarme nunca que la pinta de un futbolista pudiera influenciar a alguien a que se inclinara a una actividad o afición ajena a la que ese personaje practica! No puedo creer que la pinta de estos peludos sudamericanos (pseudo roqueros?) puedan inclinar al rock a alguien. Pero bueno, todo es posible. Y lo que más me sorprende es que hayan sido de avanzada estas cuestiones por parte de un país tercermundista como el nuestro (Argentina) donde la moda van a la zaga y no a la vanguardia y mucho más en aquellos lejanos 70’s donde no había posibilidades inmediatas de influencias forasteras. Pero una cosa si he de reconocer; los argentinos hemos nacido con el rock casi desde el mismo inicio en que este movimiento musical surgió en los Estados Unidos. La Argentina ha sido una nación rocker, sabemos que hay sonidos autóctonos y rioplatenses que nos identifican en el mundo, pero en la cuestión de una corriente musical extranjera como el rock en Sudamérica fuimos pioneros ya que cuando el resto de Latinoamérica solo escuchaba sus propios ritmos o música puramente regional, en Argentina se cultivaba el rock algo que era impensado en otras latitudes sudamericanas y / o latinas por aquellos años.
    Si bien el blog apunta a la década del 70, no puedo olvidarme de mencionar un futbolista que si pudiera influenciar a algún pibe al rock, pero no por su pinta, sino porque es un autentico rocker; el “Mono” Germán Burgos! Saludos desde Necochea, Buenos Aires, Argentina

    6. Balbino Ruiz dice:
    30/08/2010 en 5:57 PM

    ¡El Mono Burgos! ¡ése es de los míos! Menudos recitales que ofreció en la portería del Atlético… Nada más llegar se metió a la afición en el bolsillo, porque la tradición roquera del Atleti se remonta a los 70.
    Le pongo en antecedentes: en 1973 había en España una Ley llamada de Vagos y Maleantes por la cual la policía tenía derecho a liarse a porrazos con todo el que llevara el pelo largo. Entonces Ratón Ayala y Cacho Heredia llegan al aeropuerto de Barajas y esas matas de pelo dejan con la boca abierta a todos los españoles. No eran vagos ni maleantes, sino estrellas del deporte. Gracias a ellos empezó a cambiar la mentalidad de los colegiales que cambiábamos cromos de la Liga, y quizá también la policía empezara a ver con otros ojos los pelos largos, aunque tardaran algunos años más en enterarse.
    Nuestro dictador no murió hasta 1975… España sí que era tercermundista en esa época, sobre todo cultural y estéticamente. Tengo mucho cariño por nuestros roqueros de entonces, los veo como héroes que lucharon por demostrar su talento con todo en contra y sin apenas medios. Y siempre con muchos años de retraso con respecto a lo que se llevaba por el mundo.
    Cuando luego he conocido el origen del rock argentino me ha impresionado su calidad y, sobre todo, la fecha de publicación de los discos. Almendra hace un rock psicodélico de categoría a finales de los 60, enterados de primera mano de lo que se cocía en San Francisco… ¡y se separan en 1970, igual que los Beatles! Spinetta fue genial hasta para eso… Manal es un trío al estilo Cream casi a la vez que Cream… y Pappo decide ser el Hendrix argentino cuando Hendrix estaba todavía vivo…
    ¡Qué grande Pappo! Pude verle en vivo al final de su carrera. Fue en Madrid, cerca de la Plaza de España. La sala estaba a tope, pero creo que a los españoles se nos podía contar con los dedos de una mano. Esa noche, con el ambiente cargadísimo de humo, el Mono Burgos incumplió su norma de no mezclar la temporada futbolística con el rocanrol… el gran Pappo le invitó a subir al escenario y le dejó cantar “El tren de las 16″… ¡no iba a decir que no! La afición, eufórica y agradecida, guardó el secreto y nadie en el cuerpo técnico del Atlético llegó a enterarse.

    7. Judenmax dice:
    02/09/2010 en 5:08 AM

    Qué buena anécdota la del Mono Burgos y Pappo! Excelente. Mira, a mi ciudad venia seguido Pappo. Recuerdo una noche de verano en los 90’s en que no tenía un duro como dicen Uds., y él tocaba en un antro local… solo me quedé escuchando lo que se oía de afuera. Parece mentira, pero jamás pude verlo en vivo y su muerte me dejo en shock bastante tiempo. Pero bueno, lo de Almendra, Manal y esos grupos es así, tal como contás. Mi padre perteneció al movimiento hippie en los setenta en mi ciudad. Imagínate, vos decís que la policía le caía a cualquier porrudo, acá era igual o peor! Estábamos en plena dictadura también y mi viejo, nieto de alemanes, con su pelo largo y pantalones “pata de elefante” por la calle con sus dos metros de altura, no pasaba desapercibido. Eso si era una prueba, pero todo eso también me influenció, por que dejo una herencia; el ambiente musical de todas esas bandas me han nutrido un variopinto paladar musical donde casi no tengo prejuicios con la música a excepción de algunos ritmos que de ningún modo nos pondremos de acuerdo en esta vida como por ejemplo lo que aquí se llama “cumbia” y el, para mí, odioso reggaetón. En fin, buena vida amigazo, espero que esté Ud. bien.

    8. Balbino Ruiz dice:
    02/09/2010 en 8:30 PM

    Lo mismo le deseo, compañero. Sus comentarios son muy valiosos y siempre serán bienvenidos en este blog. Saludos desde Madrid.

    9. Judenmax dice:
    08/10/2010 en 1:20 PM

    Siempre leyendo aunque no postee…

    10. puñakas dice:
    11/11/2011 en 11:02 AM

    Con gran tristeza en mi corazón, observo que falta uno de los grandes de este pais: Bloque. Entre los primeros en formarse, allá por el 73 y grande entre los grandes de España.
    Quiero pensar que es un lapso en la memoria, porque poner por delante a mequetrefes como Ramoncín y Teddy Bautista… me parece un poco fuerte.

    11. Balbino Ruiz dice:
    13/11/2011 en 11:53 AM

    Oiga, que Bloque también está entre mis favoritos de siempre. En este texto sobre 1973 solo mencioné a gente que formaba parte de una escena colectiva, varios grupos de una misma ciudad que trascendían a todo el país. Los músicos de Bloque tenían un nivelazo y eran admirados en toda España, pero nunca conocimos otros grupos de la zona, los veíamos como una especie de isla cántabra (dice la leyenda que vivían todos juntos y revueltos en una comuna hippie).
    Terminaré sin más remedio dedicando algún texto a Bloque (en una época de mi vida me quedé años colgado de “Hombre, Tierra y Alma”, su segundo LP), al igual que ya he hablado sobre Ramoncín y Teddy Bautista.
    Me agrada comprobar que estamos de acuerdo en que Ramón y Teddy son dos personajes fundamentales…

  2. Qué tiempos aquellos, madre mía….qué glamour, qué elegancia, qué machotes…QUÉ FOTOS: http://briznasdehierba.wordpress.com/2013/05/10/esto-si-que-es-una-brizna-de-hierba-y-menuda-hierba/

  3. Y Santillana? y Camacho? y Del Bosque? y Chupete Guerini?… Los arboles rojiblancos no te dejan ver el bosque madridista. Ademas, como remate, creo que te has dejado a uno en el tintero, precisamente porque era todo lo contrario a lo que un aletista como tu piensa de los madridistas: el gran Paul Breitner, con su mítico pelo afro y su bigote de herradura. Con una planta tremenda y unos cojones impresionantes: era maoísta y puso pasta para los obreros de la estándar eléctrica, que estaban en aquella época de movidas. En la época del dictador… En el fondo, el presidente Bernabéu era mas tolerante que la mayoría de los que había en aquella época, incluyendo a tu querido Vicente Calderón….

    Por lo demás, enhorabuena por tu blog, magnífico e imprescindible, todo esto mientras escucho el Tattoo you y ojeo el vinilo de Jethro Tull, Thick as a Brick, edición inglesa del 72…por fin en mis manos…

  4. ¡¡¡Peligro, un madridista en el blog!!!

    Tendría que cortar esto por lo sano, pero cómo no voy a llevarme bien con usted si ha dedicado palabras tan amables a este sitio. Intentaré usar mi turno de réplica con la mayor corrección.

    Creo que todos esos jugadores de su equipo que usted cita dejaron crecer su pelo unos años más tarde, más hacia finales de los 70. Digamos que son peludos de segunda oleada, como nuestros Leal, Capón y Rubén Cano, pero en todo caso le reconozco que son mucho más presentables que todos estos futbolistas de corte de pelo moderno y cejas depiladas que tanto se llevan ahora.

    Sobre don Vicente y don Santiago no veo mucha diferencia: eran presidentes de su època, ambos con su bigotillo franquista. Quizá en esa segunda parte de la década, con Franco muerto y enterrado, el señor Bernabéu estaba ya tan anciano que se relajó un poco y no podía controlar tanto el club con mano férrea. Pirri, Del Bosque y Santillana dejaron crecer un poco pelo y patillas, pero antes no se hubieran atrevido. Desde luego que en mis cromos de 1973 yo les recuerdo con pinta de niños buenos. Ya sabe, en el Madrid hasta los nombres eran finos: Marquitos, Joseíto, Pirri, Juanito… mientras en el Atleti los Ovejero, Panadero, Cabrero y Becerra daban lugar a todo tipo de chistes.

    Los otros peludos que recuerdo del Madrid solían ser de segunda mano: Wolf vino de Las Palmas, Guerini del Málaga y, mi favorito, Roberto Martínez del Español. Luego sí es cierto que se fichó a Breitner, pero cuidado, Bernabéu no le trajo por maoísta, sino porque era campeón del mundo.

    Y por último le rogaría que nos nos llame atletistas, ningún atlético de verdad aceptaría ser llamado de esa manera. A los atléticos esa palabreja nos suena raro, como si nos hubieran inscrito en una competición de atletismo. Una que suele decir que es atletista es Belén Esteban… qué desastre.

    En todo caso, ha sido una tertulia futbolera muy agradable. Sea usted bienvenido. A los que escuchan Tattoo You y Thick As A Brick se les puede perdonar que sean del equipo que les dé la gana.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: